Esteban Valverde. 12 junio, 2018
Bryan Oviedo marca al volante de Bélgica Hazard, quien hizo estragos frente a la Nacional. Cristian Gamboa observa al fondo la acción. Fotografía: AP
Bryan Oviedo marca al volante de Bélgica Hazard, quien hizo estragos frente a la Nacional. Cristian Gamboa observa al fondo la acción. Fotografía: AP

San Petersburgo, Rusia.- Inglaterra y Bélgica fueron las últimas escuadras que enfrentó Costa Rica previo a Rusia 2018, por ende, son las selecciones que pueden hablar con mayor propiedad sobre el nivel del cuadro patrio. Tres periodistas, uno inglés y dos belgas, analizaron la actualidad tica previo a enfrentar a Serbia el domingo a las 6 a. m. (hora tica).

El veredicto de los comunicadores fue claro: destacan la labor de Keylor Navas y lo ponen al más alto nivel en el balompié mundial; no obstante, critican fuertemente el desempeño defensivo. Además ven a una representación mucho más débil que la de hace cuatro años.

(Video) Lo malo y lo bueno de Costa Rica vs. Bélgica

El listón para el combinado patrio está alto luego de Brasil 2014, cita en la que fue la sorpresa del torneo y alcanzó los cuartos de final. Los periodistas consultados señalaron que el equipo que le hará frente a Rusia es muy similar al de Brasil, por lo que no debería de verse un retroceso.

Luego de perder 2 a 0 frente a los ingleses y 4 a 1 con Bélgica la principal debilidad que le notan a la Sele es su poca intensidad en la marca, además consideran que los centrales no tienen la coordinación que mostraron en Brasil.

“Debo decir que no me impresionó el papel de los defensores centrales, no se vieron para nada bien. Ellos no pudieron controlar a Eden Hazard y eso es preocupante porque es de unas condiciones similares a las de Neymar, entonces puede pasar lo mismo en el partido frente a Brasil”, describió Guillaume Maebe, periodista del diario Het Nieuwsblad de Bélgica.

Los jugadores de Bélgica Michy Batshuayi y Romelu Lukaku celebran una de las cuatro dianas que Bélgica que le marcó a Costa Rica. Fotografía: AP
Los jugadores de Bélgica Michy Batshuayi y Romelu Lukaku celebran una de las cuatro dianas que Bélgica que le marcó a Costa Rica. Fotografía: AP

A la posición de Maebe se le suma el criterio de su coterráneo Gert Gysen, quien fue más duro con los ticos.

“Los defensores nunca entraron en el partido, El partido dio la percepción de que el único de los jugadores que está listo para competir es Keylor Navas; me pareció el único en un alto nivel”, sentenció.

Ante los Diablos europeos, los jugadores como Edden Hazard y Kevin De Bruyne lograron penetrar una y otra vez el centro de la defensiva, mientras que el centro delantero Lukaku consiguió un doblete al aprovechar centros que recibió sin marca.

Para Mike Mcgrath del periódico británico The Sun, Costa Rica ante la selección de su país no enseñó una cara defensiva mala, pese a que sí le extrañó no ver poder ofensivo.

“Considero que ante Inglaterra la gran deuda fue el ataque, porque aunque perdió el gol de la selección inglesa se dio por una gran jugada de Rashford. Si Costa Rica quiere vencer a Serbia sí debe tener un mayor control de balón y mayor profundidad a la hora de atacar”, explicó.

Para el belga Guillaume, Costa Rica tiene pequeños destellos de calidad que pueden sorprender a los contrincantes.

Las individualidades pueden marcar diferencia en un marcador, empero resaltó la importancia de afinar la defensiva para no perder la ventaja que se tiene ante un rival.

“Ante nosotros Ruiz mostró cierta clase, pero la formación de ataque no fue tan buena después de los primeros veinte minutos. Este equipo es prácticamente el mismo que hace cuatro años, aunque se ve mucho más débil que cuando alcanzó los cuartos de final en Brasil”, finalizó.

Los tres periodistas agregaron que la Sele si muetra un balompié más alegre; esto no quiere decir que sea más efectivo para los resultados.

La prensa de Bélgica e Inglaterra dictaron sentencia: Costa Rica tiene una lucha contra el tiempo para borrar la mala imagen que dejó y lavarse la cara en el debut mundialista frente a Serbia, el domingo.