Selección Nacional

Estreno del VAR en juegos de la ‘Sele’ me recuerda el FIFA gate

Curiosamente, pasada la mitad de la eliminatoria y con México en problemas para clasificar directo al Mundial, el VAR irrumpe en la competencia. ¿Podemos fiarnos de él?

Lo que representan los aztecas, en aporte de aficionados y derechos televisivos para sus grandes cadenas, posiblemente no lo iguala ningún otro país. Sin México, el Mundial de Catar perdería una fuente de ingresos, colorido y pasión impresionantes.

Desde ese punto de vista, la llegada del VAR no es una buena noticia para los rivales que compiten por los tres cupos fijos al Mundial, y menos si los hombres de Martino siguen enfrascados en el boleto para el repechaje.

Eso me lleva a analizar la fiabilidad del árbitro asistente de video. Porque, detrás de esas pantallas con múltiples ángulos del juego, y de esos dos silbateros que “soplan al oído del central”, está una empresa proveedora del sistema que tiene un historial de juego sucio.

La española MediaPro no solo es la encargada de generar la señal de televisión de todos los eventos de CONCACAF. También pondrá el VAR en las sedes de la octogonal, como lo ha hecho en los partidos de clubes del área.

MediaPro…Mediapro… ¡Uy si! Es la misma empresa que pagó la mayoría de sobornos a los dirigentes de CONCACAF, por medio de sus filiales Imagina USA y Media World, para obtener diversos derechos televisivos de las Selecciones del área, entre ellas Costa Rica.

La aceptación de culpabilidad de la filial con asiento en Miami fue secundada por el pago de $24 millones de dólares, con los cuales se indemnizó a la FIFA, federaciones y a la misma justicia de los Estados Unidos, tras admitir que canceló mas de $6.5 millones en “mordidas” que involucraron a dirigentes de los diferentes países de Centroamérica, así como al entonces jerarca de CONCACAF, Jeffrey Webb.

En el 2018 Mediapro, empresa madre en España, firmó un acuerdo de no enjuiciamiento, a cambio del pago millonario. Dijo haber expulsado de la organización a Fabio Tordin y Roger Huguet, de Imagina USA, quienes se declararon culpables de conspiración para cometer fraude electrónico y fraude fiscal. Gerard Romy, un pez gordo, socio de Mediapro en España, se encuentra aún bajo investigación en Nueva York, pese a haber vendido sus acciones en el 2016.

Para colmo de males, adivinen cuál empresa es la proveedora del VAR en la Liga mexicana. ¡Sí esa misma!