Juan Diego Villarreal. 21 mayo
El ciclista español Josep Betalú deberá completar 9.000 metros de desnivel, para culminar su travesía por la montaña. Fotografía: Juan Diego Villarreal Fuentes
El ciclista español Josep Betalú deberá completar 9.000 metros de desnivel, para culminar su travesía por la montaña. Fotografía: Juan Diego Villarreal Fuentes

Una vez que la pandemia del covid-19 se expandió por el mundo, el ciclista español Josep Betalú, tricampeón de La Ruta de los Conquistadores, decidió quedarse en Costa Rica.

La baja tasa de infectados y fallecidos en nuestro país, con relación a España, le hizo tomar esa decisión al catalán, quien gran parte de su temporada competitiva la realiza en suelo tico.

Este tiempo en territorio nacional le ayudó a echar a andar uno de sus proyectos más ambiciosos, completar las tres etapas de La Ruta en un solo día, 300 kilómetros entre Jacó en Garabito y Caño Blanco en Siquirres.

La travesía, que se inciará el sábado 30 de mayo, tiene como objetivos brindar un homenaje a los miembros de los diferentes cuerpos policiales en el país, recaudar fondos para las personas afectadas y, finalmente, tomarlo como un reto personal de superación.

“Cuando la situación de la pandemia se puso grave, decidí quedarme acá. Su sistema de salud y las medidas que se tomaron fueron muy acertadas. Además tenía la oportunidad de ir a entrenar en solitario y podía desplazarme, siempre guardando el distanciamiento. Por eso me quedé”, dijo Betalú.

El catalán, quien también suma cuatro victorias en la competencia de ciclismo de montaña en el desierto de Marruecos, denominada Titan Desert, indicó que en sus entrenamientos y por la televisión observó el gran trabajo de la policía costarricense y por eso desea dedicarle la prueba.

“La Fuerza Pública y demás cuerpos policiales hacen un gran trabajo y un enorme sacrificio en la emergencia y siempre están colaborando con la ciudadanía. Por ello deseo dedicarles la carrera. Como dije, es una prueba de superación personal y si podemos, deseamos recaudar fondos para las personas necesitas y colaborar un poco”, agregó Betalú.

Algo loco. Josep, quien conoce perfectamente la travesía al quedar campeón en tres oportunidades en La Ruta, es consciente de que el reto es mayúsculo, por lo que estará acompañado por Román Urbina como guía, así como un grupo de filmación y de apoyo para documentar el reto.

“Es algo loco, que está rozando lo inhumano, pero es un bonito desafío para mí. En el pasado competí en una ultramaratón de ciclismo de montaña, pero al no estar suficientemente preparado no pude terminar la carrera. Ahora he entrenado muy duro, conozco el recorrido y estoy seguro que podemos concluirlo, aunque no será sencillo”, enfatizó Betalú.

Su intención es terminarla de día y por ello espera salir de Jacó el sábado 30 de mayo a la media noche y así tener a su favor un clima más fresco, aunque el paso por la montaña en el sector de Carara lo hará de noche, lo que aumentará la dificultad.

“Hemos estudiado muy bien los diferentes trayectos. Al salir de madrugada vamos a tener menos problemas con la humedad y el calor, pero debemos cuidar otros aspectos como la montaña como el paso por los ríos y los animales. Llevaremos luces grandes, pero esas serán circulares y no veremos más allá del frente por lo que iremos aislados de lo demás”, añadió Betalú.

Otro aspecto a tomar en cuenta serán las transiciones al terminar una largada y empezar la otra y la logística que deberán llevar para que todo salga bien.

“La idea es que una vez que terminemos cada etapa podamos comer, cambiarnos de ropa y descansar antes de empezar la siguiente travesía. Como las salidas son distantes, por seguridad nos trasladaremos en auto y comenzaremos de nuevo en el siguiente punto de partida”, añadió Betalú.

El español reiteró que no es una carrera, que él rodará solo y los únicos acompañantes serán el guía y el equipo de apoyo que lo asistirá.

“Vamos a enfrentar 9.000 metros de desnivel, al tener que pasar por la montaña de noche, ascender por el Volcán Irazú, donde hará frío y posiblemente al descender hacia el volcán Turrialba podría ser que nos sorprenda la lluvia. Será complicado y un poco loco, pero esperamos terminar con bien y documentar toda esta experiencia”, finalizó Betalú.