Fanny Tayver Marín. 12 agosto, 2016

(Video) Nery Brenes: 'La cara que vieron al final no fue de sufrimiento sino de enojo'

Barra da Tijuca, Brasil

El atleta costarricense Nery Brenes se clasificó este viernes a las semifinales de los 400 metros planos en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y competirá este sábado a partir de las 5:30 p. m. (hora tica).

El tico detuvo el reloj en 45:53 y ese tiempo le permitió seguir con vida en las justas en esa prueba.

Brenes corrió en el carril dos del segundo heat de la tarde, con una temperatura de 19° centígrados y una humedad del 77%.

“Mañana (este sábado) sabemos que podemos lograr historia. Salí muy rápido, ya yo sabía que me iba a pasar factura, pero lo único que tenía que hacer era seguir corriendo y se hizo”, comentó Nery Brenes después de la carrera.

(Video) Carrera de Nery Brenes en Río 2016

Según el formato de competencia, en la eliminatoria de hoy participaron 53 atletas separados en siete heats. A las semifinales, que se disputarán este sábado a partir de las 5:30 p. m., avanzarán 24: los primeros tres de cada largada más los tres mejores cuartos del acumulado general.

Ellos serán repartidos en tres semifinales de las que saldrán los ocho finalistas (las dos mejores marcas de cada heat y los dos mejores terceros).

"Esperemos que sea un gran día, esperemos que los errores que se hicieron hoy (este viernes) no se vuelvan a repetir. Tenía bastante tiempo de no hacer 400 en competencia, tal vez eso haya hecho perder el norte", comento Nery.

La final está pactada para el domingo a las 7 p. m. (hora tica).

En sus dos participaciones olímpicas, Brenes solo una vez avanzó a semifinales (Pekín 2008). En Londres 2012 se quedó en la primera ronda.

El costarricense luego de clasificar a la semifinal en los 400 metros planos
El costarricense luego de clasificar a la semifinal en los 400 metros planos

"La cara que vieron al final no fue de sufrimiento sino de enojo. Yo no quería quedar segundo en el heat, quería ganarlo para evitar un carril malo", agregó el atleta.

"Fue de enojo, un poco de rabia, no de frustración, al no ejecutar el plan de competencia, pero estoy bien gracias a Dios. Estoy contento, sé que mañana va a ser un gran día, esperando en Dios que se nos dé la ansiada final", finalizó.