José Pablo Alfaro Rojas. 3 septiembre, 2020
Ian Martínez, jugador costarricense de la Universidad de Utah. Fotografía: Cortesía: Hellen Carrillo.
Ian Martínez, jugador costarricense de la Universidad de Utah. Fotografía: Cortesía: Hellen Carrillo.

Hace apenas un año, el joven costarricense Ian Martínez asistió a un campamento organizado por la Asociación de Jugadores de la NBA al que solo invitan a los mejores 100 talentos de todo Estados Unidos para proyectarlos y prepararlos.

Los 12 jóvenes con mejor desempeño reciben un reconocimiento especial y además son vistos por los reclutadores de las universidades del país norteamericano que, más tarde, eligen a los mejores y los llevan a sus filas para que refuercen los equipos y jueguen en la división 1 de la NCAA, la antesala del baloncesto profesional de la NBA.

Martínez concluyó entre los mejores 12 y más tarde fue tentado por múltiples universidades de alto perfil, acostumbradas a proyectar talentos que luego consiguen llegar al draft de la NBA y jugar en la mejor liga del planeta.

(Video) Ian Martínez, el tico que ya puede soñar con la NBA

Distintos medios especializados de EE.UU, como los Ángeles Times, colocan al tico entre los jugadores con más proyección y posibilidades de llegar a la NBA, después de que optó por elegir a la Universidad de Utah.

Martínez es un joven discreto de 1,93 m, con un verbo educado y comedido y un tono de voz pausado. Hijo de Henry Martínez y Hellen Carrillo, dos exjugadores de baloncesto y formadores de talento, que esculpieron a su hijo desde muy niño, en su propia academia.

Su padre, figura del baloncesto nacional, le envió el primer mensaje cuando apenas era un niño de 10 años. Martínez recuerda que su progenitor le preguntó si realmente quería dedicarse al deporte; de ser así, era momento de ponerse serio.

Criado en Mercedes Norte de Heredia, Martínez ha pasado por distintos colegios, aunque a veces da la impresión de cada sitio representa un peldaño más en el camino hacia su gran meta, el baloncesto profesional.

Lo recuerda Martínez desde muy joven, cuando le decía a sus padres que quería llegar hasta aquellos campos que veía por televisión, en los que jugaban sus ídolos, Derrick Rose y Russell WestBrook.

Saltó del colegio Santa Cecilia, en donde era entrenado por su padre, al Golden Valley School, un centro educativo que replica algunos métodos educativos similares a los que utilizan en los colegios en EE.UU, a los que Ian se tendría que adaptar más tarde.

Desde que estaba en octavo año, su familia empezó a averiguar sobre las oportunidades de matricularlo en un ‘High School’ en el país norteamericano.

Un tiempo atrás, su hermano mayor Avery había partido a EE.UU con el mismo objetivo de jugar baloncesto, lo que hizo más fácil la ruta de Ian, quien, estratégicamente, viajó rumbo a California, un estado alabado por el alto nivel de baloncesto.

Los primeros años no fueron nada sencillos. Le costó lidiar con la falta de oportunidad y las críticas hacia su lugar de procedencia, un país pequeño sin tradición de baloncesto y con sus padres lejos, aún en Costa Rica.

“La gente me decía, ‘¿viene de Costa Rica?’, como que no lo habían escuchado. Yo les decía Costa Rica y es como si yo viniera de dormir en el piso en la jungla”, contó.

View this post on Instagram

Sum light @keithblaked

A post shared by Ian Martinez Carrillo🇨🇷 (@ian_martinez22) on

La adaptación le costó pero, de a pocos, fue ganando reputación.

Después de un tiempo de estar en California, se matrículó a un nuevo colegio, el JSerra, en donde pudo dar un nuevo salto de calidad.

Con mayor madurez y adaptado al alto nivel de exigencia, Martínez empezó a ganar protagonismo en su equipo, impulsado por su capacidad atlética y habilidad para trabajar a beneficio del grupo.

Poco antes de empezar su nueva andadura en la Universidad de Utah, su ahora entrenador, Larry Brett Krystkowiak, destacaba sus habilidades naturales.

Ian Martínez eligió la Universidad de Utah. Fotografía: Hellen Carrillo.
Ian Martínez eligió la Universidad de Utah. Fotografía: Hellen Carrillo.
“Lo más difícil del proceso ha sido sentirme aceptado aquí. Es difícil, llegué con 15 años y vi como ciertos adultos no me querían ayudar. Vi a gente actuar como si me quisieran ayudar y al final lo que querían hacer era bajarme, fue difícil sentirme aceptado”

Brett, exjugador de la NBA, mantuvo una relación prolongada con Martínez para hacerle ver que creía en él y convencerlo de elegir esta universidad.

“Creo que le gusta estudiar del juego y será muy fácil entrenarlo. Cuando se combina eso con capacidades atléticas de élite, se percibe un futuro muy brillante”, explicó Brett, en una entrevista con el Salt Lake Tribune.

Después de una temporada con excelentes número en el JSerra High School y de valorar múltiples alternativas, el tico se decantó por la Universidad de Utah.

La confianza del coach, el plan de estudio del centro educativo y la buena adaptación que consideró podría tener en el sistema, lo llevaron a elegir esta beca.

Desde julio de este año, Martínez se adapta al nuevo desafío. La pandemia ha provocado algunos cambios en los calendarios y es probable que la nueva temporada inicie hasta enero del próximo año.

Avery e Ian Martínez junto al exjugador de la NBA, Scottie Pippen.
Avery e Ian Martínez junto al exjugador de la NBA, Scottie Pippen.

Por ahora, combina los estudios universitarios con las prácticas en su equipo.

Distintos medios especializados en EE.UU, creen que Martínez podría entrar al draft de la NBA en el 2024, aunque el nacional prefiere enfocarse en aprender.

“Sé que estoy más cerca de la NBA que hace unos años y más cerca de lo que pude haber imaginado, pero estando aquí uno no sabe lo que puede pasar. Puede ser en un año, dos o tres y me emociona bastante estar en una situación así, pero ahora simplemente quiero seguir aprendiendo”, reconoció Martínez.

Su madre, Hellen Carrillo, reconoce que lo más difícil de todo este proceso es haber tenido que resolver las dificultades a la distancia. Muchas veces, cuando se presentó algún problema, Ian y Avery se encontraban en EE.UU. y ellos en Costa Rica.

Ian juega en Utah y su hermano en la Universidad de Texas.

“Nos alegra que hayan encontrado la fuerza y la dedicación para ser disciplinados, y hacer las cosas por su cuenta”, explicó Carrillo, quien reconoce que hoy en día el proceso sigue siendo difícil, pues no es sencillo mantenerse enfocado siempre.

A estas alturas, la familia Martínez recoge los frutos de la planificación, la dedicación y la disciplina, con la mira puesta en un objetivo que hace poco parecía imposible: Lograr que un costarricense llegue a la NBA por primera vez.

Temporada 2019-2020 de Ian Martínez:

Promedio de puntos: 24 por partido.

Asistencias: 5 por partido.

Reconocimientos:

MVP en 3 torneos con JSerra High School.

Primer equipo ideal de la conferencia local Trinity League.

Primer equipo ideal de la conferencia regional CIF.

Equipo ideal de California (Dentro de los 10 mejores jugadores del estado).

Seleccionado por LA Times como uno de los mejores 12 jugadores del Sur de California.