Fiorella Masís. 19 diciembre, 2018

Hace casi ocho años llegó a Costa Rica una disciplina hasta ese momento desconocida, procedente de Estados Unidos y con la promesa de cambiar la forma tradicional del ejercicio.

Eso último lo cumplió y también logró generar una discusión, que aunque hoy es menor, sigue dejando dudas entre quienes lo miran desde fuera e incluso aquellos (novatos) que lo practican.

Competencia de CrossFit Latinoamérica, en el parque Viva , en el 2016. Foto: Archivo/Alonso Tenorio
Competencia de CrossFit Latinoamérica, en el parque Viva , en el 2016. Foto: Archivo/Alonso Tenorio

¿Provoca más lesiones que otras actividades deportivas? ¿Está contraindicado para algunas personas? ¿Por qué genera tantos ‘anticuerpos’?

Esas han sido algunas de las preguntas que tienen una respuesta clara desde los expertos en la disciplina y en la medicina.

El crossfit se ha tratado de analizar como si fuera un deporte aparte o aislado y en algunos casos visto como dañino para la salud. Provoca lesiones, pero también lo hacen otros deportes, defienden sus simpatizantes.

“Para no lesionarse es fácil, no hagas nada (...). Creo que la falta de conocimiento es causante de lesiones específicas en este deporte o cualquier otro y eso depende mucho de los coach’s, además la satanización por parte de los médicos que no entienden qué se hace, al menos en Crossfit”, señala Francisco Lara, entrenador de crossfit en Cluster.

Según un estudio del Journal of Strenght and Conditioning Research, “las tasas de lesiones con el entrenamiento Crossfit son similares a las informadas en la literatura para deportes como el levantamiento de pesas olímpico, el levantamiento de pesas y la gimnasia y más bajos que los deportes de contacto competitivos como el rugby”.

El ortopedista Germán Solano explica que en su consultorio ha atendido a varias personas con lesiones por practicar este deporte, sobre todo de rodilla. Sin embargo, agrega que esto no quiere decir que esté mal practicarlo.

"A veces los deportistas de crossfit no se miden, no dosifican bien el ejercicio y no tienen el reposo necesario para que el cuerpo se reponga".

Precisamente, ese es un origen en el disgusto de algunas personas con el crossfit, que por mal asesoramiento cometen errores como aumentar de peso sin control o descuidar viejas lesiones.

Manrique Sanabria, el primer costarricense que se afilió a la marca Crossfit, explica este deporte desde dos vertientes: como un programa de entrenamiento físico general y después desde la parte competitiva.

Según Sanabria, son completamente distintos, porque el competitivo requiere, entre otras cosas, más horas de entrenamiento, movimientos más exigentes y por ende provoca mayor riesgo de lesiones.

Del archivo:

(Video) Álvaro Saborío encontró en el crossfit el aliado para alargar su carrera

Teniendo eso claro, y basándose en el crossfit en general, asegura que cualquier persona lo puede hacer, pero no le sirve a todos, o no es lo mejor para todos.

Dependerá de los objetivos de cada persona. No lo recomienda para bajar grasa o para aumentar masa muscular, pero sí para alguien que desea tener un acondicionamiento físico bueno y ser saludable.

Así como mucha gente puede correr a niveles diferentes y algunas lesiones le impide realizar ciertos ejercicios, así sucede con el crossfit. No está contraindicado de antemano, pero variará según cada persona.

"Es adaptable para cualquier tipo de persona, por ejemplo, una persona con problema en el corazón no podrá llegar a ciertas pulsaciones, hay que hacerle un entrenamiento diferente, pero sí lo puede trabajar", añade Juan Vargas, de Crossfit 506.

Vargas es testigo de eso con un grupo de adultos mayores que entrena y ajusta la rutina a cada necesidad.

Fotografía del gimnasio Black Steel Croosfit donde se practica el deporte de crossfit. Foto: Luis Navarro
Fotografía del gimnasio Black Steel Croosfit donde se practica el deporte de crossfit. Foto: Luis Navarro

Hacer un entrenamiento específico para cada persona sería el panorama ideal, pero en la práctica no sucede así y ese es uno de los problemas, asegura Sanabria.

“El modelo de negocio se formó, por alguna razón, como clases grupales. Eso genera un reto logístico, porque todos somos diferentes. Muchos de los problemas de crossfit no es porque sea bueno o malo, es porque se entrena en grupo, con un tipo de entrenamiento que es bastante intenso y técnico. Pero los negocios, por rentabilidad, optaron por hacerlo así”, señala.

Las lesiones y los anticuerpos seguirán, aunque de estos últimos los expertos creen que hay menos, ya que cada vez hay más gente especializada.

El consejo principal es asesorarse sobre el box (academia) donde decida entrenar y también buscar la guía de un médico.

¿Por qué el crossfit enamora?

La razón por la que muchas personas practican crossfit aunque tal vez no sea el deporte que mejor se adapta a sus características físicas o sus objetivos, es la camaradería.

En eso concuerdan todos los que lo practican.

“Una clase normal de crossfit o cada comunidad dentro del box promueve una sana competencia y con esto el apoyo de todos y todas, por mejorar cada día”, comenta Francisco Lara, de Cluster.

Diferente a los gimnasios, no se termina un ejercicio para seguir con otro, sin que haya compañeros al lado haciendo lo mismo o motivando.

Se trata de relaciones sociales y, muchas veces, de personas cansadas del entrenamiento tradicional.

“Hay un aspecto competitivo, no siempre, que hace que la gente interactúe diferente con las otras personas durante el entrenamiento. En spinning o clase baile estamos en conjunto, pero no hay mayor interacción”, agrega Sanabria.