Juan Diego Villarreal. 21 abril
Cecilia Poll perdió su gorra durante la prueba de los 1.500 metros libre, durante el Torneo Invitacional de la Fecoda, en la piscina María del Milagro París. Aún así la nadadora se dejó el primer lugar del evento y es la número uno del ranquin absoluto. Fotografía: Rafael Pacheco
Cecilia Poll perdió su gorra durante la prueba de los 1.500 metros libre, durante el Torneo Invitacional de la Fecoda, en la piscina María del Milagro París. Aún así la nadadora se dejó el primer lugar del evento y es la número uno del ranquin absoluto. Fotografía: Rafael Pacheco

La nadadora Cecilia Poll, hija de la campeona olímpica de Atlanta 96 Claudia Poll Ahrens, parece ir trazando su propia historia en la natación, por caminos más largos y diferentes a los de su progenitora.

De la mano del entrenador Francisco Rivas, Cecilia participó el pasado fin de semana en el Torneo Invitacional Grupo A de la Federación Costarricense de Deportes Acuáticos (Fecoda) 2021 en la piscina María del Milagro París, en La Sabana, en donde demostró que sus objetivos inmediatos son las distancias largas.

Poll ganó los eventos de 1.500 y 800 metros libre y a sus 13 años es la mejor nadadora del país, no solo en su categoría juvenil B, sino también a nivel absoluto o mayor, pese a que son distancias muy exigentes y extenuantes, al ser las pruebas más extensas de la natación.

(Video) Francisco Rivas analiza a la nadadora Cecilia Poll

Esto es muy contrario a su mamá, quien brilló durante su carrera deportiva en las distancias cortas, logrando medallas olímpicas y mundiales en los 200 y 400 metros libre, donde incluso llegó a imponer récords mundiales.

Al agua. El viernes pasado, bajo un pertinaz aguacero e incluso rayería, Cecilia y su entrenador tuvieron que esperar debajo de un toldo, en la gradería de la piscina María del Milagro París, por espacio de una hora y 30 minutos para que se reanudaran las competencias del Torneo Invitacional de la Fecoda que precisamente se había suspendido por la tormenta eléctrica.

Previamente la joven atleta nadó los 200 metros libre, donde ganó su categoría con un tiempo de 2 minutos 14 segundos y 24 centésimas (2:14:24), lo que le permite ser sexta en categoría mayor.

Más tarde, después de una larga espera, se lanzó a la piscina para ganar el 1.500 con un crono de 18:20:48, logrando mantener ese primer puesto en juvenil B y en la modalidad abierta.

(Video) Claudia Poll sigue los pasos de su hija

Cecilia no pudo mejorar su mejor marca de 18:11:08, en gran parte por la larga espera para volver a nadar y más adelante tuvo algunos contratiempos como perder su gorra y uno de los tapones de oídos, durante la prueba, lo cual afectó su concentración, a pesar de dominar la competencia.

Para el sábado, la pequeña nadadora enfrentó los 800 metros libres y ganó el primer lugar con un crono de 9:34:29, mejorando en 11 segundos su anterior registro (9:45:53) y saltando del cuarto puesto al número uno del actual ranquin nacional.

Finalmente, el domingo terminó su participación en los 400 metros libre con un tiempo de 4:40:69, bajando en 84 centésimas su mejor marca, triunfando en su categoría y ahora es sexta en la absoluta femenina.

Experimentar. Su técnico, Francisco Rivas, aseguró que todo es un aprendizaje y que Cecilia, por sus características, le va mejor en las distancias largas.

“Usted menciona el dominio de las largas distancias, pero aún nos falta ir dominando más hacia abajo; los 400, los 200 estilo libre. No ha incursionado en los 100 metros libre, ni los 50, que son factores que nos pueden llevar a experimentar. Entre más cortas las distancias, más dificultad tenemos de su máxima velocidad. Para ella misma, como para sus compañeros, los cambios son divertidos y nos permiten formarla de cara al futuro”, explicó Rivas.

El estratega fue claro que desde el arranque de la temporada el objetivo que se trazaron era estar en los primeros lugares, no solo de su categoría, sino a nivel mayor.

“Le expliqué a Cecilia que cuando comenzará en juvenil B, este año, para el coach ya no compite solo en juvenil, ella compite en categoría absoluta, por género, no hay que pensar en la edad. ¡Ah que me ganaron, porque tienen 18 años, que tienen 20 años! La referencia de la edad, con las otras nadadoras es la experiencia, porque han competido decenas de veces y nosotros estamos comenzando, por lo que hay que enfocarse con mente positiva, porque vamos a competir con compañeras que son superiores y de las cuales debemos aprender”, aseveró Rivas.

Las condiciones adversas que vivieron el fin de semana tampoco pueden ser excusas para el entrenador, quien reiteró que todas esas situaciones que afrontaron le servirán para forjar su temperamento.

“Estamos en formación de una muy joven deportista, una nadadora en este caso que esta comenzando. De momento nos favorece el frío, la lluvia, la tormenta, la suspensión de la competencia, permanecer mucho tiempo sentados, acalambrados; todos esos factores que son difíciles de enfrentar, confío que le ayudarán para irse formando como una atleta que aspiramos llegue a ser de alto nivel”, añadió Rivas.

Francisco agregó que utilizan diferentes analogías para que Cecilia comprenda que deben ser fuertes en los momentos complicados y vencerlos.

“Siempre le mencionamos las diferentes vicisitudes que hemos debido enfrentar, como el caso de una Selección de Costa Rica jugando en la nieve una eliminatoria mundialista. Factores como esos nos ocurrieron muchísimas veces y nunca un factor de esos nos desestabilizó. Fue difícil para ella competir el fin de semana, !claro¡, al igual que para las otras nadadoras que son muy talentosas, pero no lo acepto como una excusa, sino como un tema a vencer, así como una parte de la formación que ella debe ir teniendo”, dijo Rivas.