Otros deportes

Bronce balsámico para Simone Biles en Tokio 2020

Atleta se perdió en estos Juegos cuatro finales por ‘problemas de confianza’, pero regresó a la competencia al final

La estrella estadounidense Simone Biles superó sus problemas de ansiedad para llevarse el bronce en la final de la barra de equilibrio de Tokio 2020 este martes en su vuelta a la competición, mientras la china Guan Chenchen, que se colgó el oro.

Biles se sobrepuso a la falta de confianza que le afectó en los últimos días para reaparecer en la postrera final de la gimnasia femenina en Tokio, en la que la también china Tan Xijing logró la plata.

La estadounidense, que ya se había llevado el bronce en Rio 2016 en este mismo aparato, repite podio cinco años después tras lograr una puntuación de 14,000, lejos de la joven Chenchen, que recibió 14,633 puntos, y de Xijing (14,633).

El bronce endulza la dura semana de Biles, desde que la estrella más esperada de estos Juegos se retirara en la final del concurso general por equipos para sorpresa de todos en el centro de Gimnasia Ariake tokiota.

Biles ha lidiado desde entonces con una pérdida de confianza y un fenómeno de pérdida de referencias en el aire, que la llevaron a retirarse de cuatro finales (concurso general individual, salto, suelo y barras asimétricas) para las que también estaba clasificada.

Ese fenómeno de "pérdida de figura" que hace que el gimnasta pierda sus referencias en el aire es especialmente problemático para las acrobacias hacia atrás que impliquen giros, según los especialistas.

Un fenómeno que supone todo un hándicap para una gimnasta que hace unas acrobacias extraordinarias y cuenta ya con cuatro figuras con su nombre en salto.

Este martes, la cuatro veces campeona olímpica en Rio 2016 realizó un ejercicio aseado en la viga, pero simplificado, especialmente en su salida que realizó con un doble mortal atrás sin giro.

Un ejercicio que le valió el bronce, que une a la medalla de plata ganada en el concurso general por equipos, lejos del récord que todo el mundo esperaba que pudiera hacer en la capital nipona.

La estadounidense suma ya siete medallas olímpicas, con lo que igualó el récord de Shannon Millers para una gimnasta estadounidense.

La brasileña Flavia Saraiva, quinta en Rio 2016 en esta especialidad, sólo pudo ser sexta.