Esteban Valverde. 12 febrero
Bryan Oviedo disputó el mundial de Rusia 2018 con Costa Rica, el lateral consuela a Neymar en el duelo que la Sele perdió 2 a 0 ante Brasil. Fotografía: AFP
Bryan Oviedo disputó el mundial de Rusia 2018 con Costa Rica, el lateral consuela a Neymar en el duelo que la Sele perdió 2 a 0 ante Brasil. Fotografía: AFP

El 31 de enero del 2019 fue un día estresante, complicado, difícil y decepcionante para Bryan Oviedo. El lateral costarricense recibió una llamada a las 6 p. m. que cambió la dinámica de su día cuando le dijeron: ‘Bryan te necesitamos en Birmingham cuanto antes’.

El nacional recibió la comunicación de su representante para informarle que el trato entre Sunderland, su actual equipo, y el West Bromwich, escuadra que lo quería, estaba encaminado y debía realizar pruebas médicas.

De esta forma, Bryan pasaría de la Ligue One a la Championship, es decir, de la tercera a la segunda división inglesa, además con buenas opciones de regresar a la Liga Premier.

El tico estaba a cuatro horas de distancia, por lo que se alistó y partió a la que sería su nueva ciudad.

Oviedo viajó en su propio vehículo con la clara intención de no atrasar. De camino resolvía pendientes desde su celular, mientras sentía la ilusión de una nueva aventura.

El mercado invernal de fichajes se inició con la idea de no salir del Sunderland; sin embargo, una conversación con los personeros administrativos del cuadro fue clave para que Bryan buscara una posibilidad.

El Sunderland no pasa problemas económicos; no obstante, considera poco rentable tener a un jugador tan caro como Oviedo en la Ligue One inglesa.

“Fue muy estresante y cansado, porque me avisaron a las 6 p. m. que debía viajar a Birmingham, entonces no lo dudé y llegué, hice pruebas médicas. También firmé el contrato como 20 minutos antes de que se cerrara la ventana; sin embargo, cinco minutos después de las 11 p. m. me informaron de que no se había podido hacer por un documento”, revivió.

De inmediato, al tico lo invadió una sensación de impotencia.

“Tal vez esos días estuve afectado, pero a partir de que no se dio decidí que hay que seguir trabajando. Físicamente me encuentro muy bien, estoy entrenando al máximo para ser tomado en cuenta; cuando tenga la oportunidad de jugar tengo claro que debo hacerlo de la mejor manera. Mi reto es ayudar a Sunderland a subir a la Championship”, explicó.

El jugador encontró el apoyo de su familia, compuesta por su esposa Angie Alfaro y sus hijos Frederick y Martín, quienes lo esperaron en casa para reconfortarlo.

Ahora, más en frío, Oviedo resalta las facilidades que le da su actual plantel, tampoco esconde que si el cuadro asciende de nuevo a la Championship, él valoraría la posibilidad de mantenerse en Sunderland y no buscar una salida en la ventana de mitad de año.

“No he pensado mucho en irme porque me quedaría un año de contrato, lo principal es estar acá, estamos felices acá, es difícil estar en League One, pero si ascendemos será diferente”, dijo.

Preocupación. La principal inquietud que invade al lateral izquierdo es el futuro que pueda tener en la Selección Nacional.

Oviedo no esconde que ha pensado sobre si estar en la tercera división le puede afectar para ser convocado, sobre todo ahora que el proceso con Gustavo Matosas apenas se inicia.

“La verdad, con el profe Matosas no he podido hablar nada, no hemos tenido la oportunidad de un llamado para hablar. Obviamente me preocupa mucho lo de la Sele, saber que no estoy jugando me preocupa, yo quisiera estar en el más alto nivel, pero no está en mis manos. Trato de mantenerme en buena forma física, acá estoy en una liga exigente, hay equipos fuertes y confío en que si me toman en cuenta lo haré de la mejor manera”, finalizó.

Bryan se recupera de una dolencia muscular y espera estar integrado al grupo, este jueves, para continuar buscando devolver a los rojiblancos a las ligas de más renombre de Inglaterra.

El conjunto es cuarto de la clasificación con 57 unidades y está a nueve del líder, Luton Town y a cinco del segundo lugar, el Barnsley. Estos dos puestos tienen ascenso directo, mientras que del tercero al sexto lugar juegan una repesca.