Esteban Valverde. 16 octubre
Ian Smith completó su segundo día de entrenamientos con la Selección Nacional, de cara a los fogueos ante Guatemala y Jamaica. Fotografía: José Cordero.
Ian Smith completó su segundo día de entrenamientos con la Selección Nacional, de cara a los fogueos ante Guatemala y Jamaica. Fotografía: José Cordero.

Ian Smith en diciembre del 2018 volvía a ver hacia atrás y sonreía; incrédulo veía cómo le había cambiado la vida en un año: se consolidó en Primera División, se metió como sorpresa en la Selección Nacional y hasta disfrutó de su primer mundial mayor: Rusia 2018. No obstante, el fútbol como la vida es de ciclos y el 2019 no fue lo que él quería.

Smith se propuso para la actual temporada consolidarse como legionario, además de ser indiscutible en la Tricolor. Sin embargo, el año fue muy diferente a lo planeado. Ian no es convocado a la Tricolor desde la fecha FIFA de marzo, cuando la Nacional chocó con Guatemala y Jamaica; tampoco consiguió ser titular en el Norrkoping sueco.

Ian, quien se perfilaba como el favorito para asumir la banda derecha patria ante la falta de regularidad de Cristian Gamboa, es consciente que su temporada no fue la idónea y no se extraña al estar ausente de las convocatorias de Gustavo Matosas y Rónald González.

El exjugador del Santos de Guápiles suma 1.055 minutos disputados de los 2.430 que acumula la institución a la que pertenece.

“Creo que lo que estoy viviendo ahorita es muy diferente, porque el año pasado era titular, jugaba en mi club, era más fácil ser tomado en cuenta. Ahora he estado un poco irregular, he estado en banca y la verdad es que no he logrado ser constante en mi club. Yo sé que de esta forma es más difícil para un seleccionador dar seguimiento. Yo entiendo el por qué no me han llamado a la Selección”, declaró.

Al comparar los últimos dos años, Ian no esconde que es difícil digerir el trago que ha tomado en el 2019, ya que sabe del avance conseguido en 2018.

El exsantista prefiere no analizar y profundizar sobre las razones que hoy lo tienen alejado del combinado patrio.

“La verdad es una situación complicada sobre todo por el ritmo que traía en convocatorias, pero trato de estar enfocado por si se me toma en cuenta. Me considero muy exigente, trabajo para eso (estar en la Selección). Cuando las cosas no salen como uno quiere llega la frustración, pero también son situaciones que no se pueden controlar. Solo queda estar preparado para cuando llegue el chance”, enfatizó.

El zaguero aseguró que desde su punto de vista, él ha hecho los merecimientos para actuar más, al punto que al final de temporada hablará con su técnico, Jens Gustafsson, para ver cuáles son los planes en la temporada venidera. Un cambio de aires sería visto con buenos ojos.

“Yo siento que merezco jugar más. No sé cuáles serán los pensamientos del entrenador del club, solo queda seguir trabajando y ver qué pasa. La verdad, sí me gustaría hacer un cambio porque no estoy jugando y yo quiero estar en la Selección. Quiero mejorar y que mi fútbol crezca; eso solo lo lograré jugando, entonces quedan tres partidos y me sentaré a hablar para ver qué opciones quedan para mí”, dijo.

La prioridad del guapileño será conservarse fuera de Costa Rica, pero no descarta escuchar ofrecimientos nacionales, si se diera el chance de salir de Suecia.

En la Sele han aparecido nuevos nombres como el florense Keysher Fuller y el saprissista Ricardo Blanco.

"Ellos han estado jugando, han tenido regularidad y el entrenador, de cada momento, decidió que estaban en mejor condición para representar al país. Lo hicieron bien, cada uno trabaja por estar ahí", concluyó el legionario.

Ian Smith, el llamado a ser el recambio de Costa Rica en la banda derecha, vivió un 2019 deportivamente complicado; empero, ya se centra en su revancha. En 2020, el futbolista quiere recuperar su protagonismo en el equipo patrio sin importar lo que tenga que hacer.