Esteban Valverde. 8 septiembre
Celso Borges estuvo durante tres campañas en el Deportivo La Coruña, ahora regresa y firmó por un año más. Fotografía: Deportivo La Coruña
Celso Borges estuvo durante tres campañas en el Deportivo La Coruña, ahora regresa y firmó por un año más. Fotografía: Deportivo La Coruña

Uno debe volver a donde fue feliz. Ese lema de vida lo empleó Celso Borges y sin importar otras circunstancias, decidió formar parte del Deportivo La Coruña de España por esta temporada.

Celso ve con positivismo el reto. Para él no es un problema jugar en la tercera división de España, porque más bien considera que llegar a esa categoría es complejo y difícil, porque la meta está lejana mas no imposible: volver a la primera división.

El jugador es claro en que no debe brindar mucha explicación sobre su decisión, pero todo gira en torno a sentirse bien, contento, disfrutar del presente sin ponerle mucha atención al futuro. Este último punto fue una lección que le ha dejado la pandemia mundial.

“Yo creo que cada persona evalúa su ambiente de acuerdo a su experiencia. En mi caso es que me encontré con un club y personas que me hicieron sentir valorado y que tanto dentro como fuera del campo me hicieron sentir siempre bien recibido y siempre traté de ser recíproco. La exigencia fue máxima, pero yo me sentía bien valorado y respetado y eso para mí es importante”, dijo.

El tico estuvo en España de 2015 a 2018, donde demostró buen rendimiento y fue titular en la máxima división, no obstante con el descenso a la categoría inferior, Celso prefirió mantenerse en el alto nivel por lo que emprendió viaje a Turquía para jugar con el Goztepe; de este club se desvinculó en este mercado de forma unilateral.

“Sí, pues eso, vuelvo a un lugar donde fui muy feliz, donde me han recibido muy bien y donde tuve un rendimiento que fue acorde a como me sentí ahí. Primero, no creo que tenga que explicarle a nadie mis razones personales de una decisión como esa. Segundo, creo que me sigo manteniendo o que voy a mantener mi espíritu competitivo intacto con un reto deportivo que me tiene muy motivado”, recalcó.

A Borges lo convenció su corazón, pero también la ambición deportiva por buscar sentirse competitivo, retado. Por la mente del mundialista de Brasil 2014 y Rusia 2018 solo pasa regresar a enfrentar cada domingo al Barcelona, Real Madrid o Valencia.

“Sí, es algo que creo todos debemos experimentar alguna vez, creo que todos los futbolistas nos movemos por retos deportivos y nos gusta competir. Sé que no será fácil, además sé que solo no puede nadie, es un deporte colectivo, pero evidentemente con la responsabilidad del caso me hace ilusión que seamos capaces de darle una alegría a la gente de ahí”, externó.

Sobre el nivel de la Segunda B española, Borges es consciente que encontrará estadios que no reúnen las condiciones a las que él está acostumbrado, sin embargo no ve problema en ello.

El seleccionado nacional es claro en que el nivel de sus contrincantes no es malo como se puede pensar. Él enfrentó a varios de estos equipos en las pretemporadas que hizo con el Dépor durante su primer paso.

“Quiero ser competitivo, mantenerme bien, activo, en una buena liga, un buen país, entonces por lo tanto mi decisión pasa por ser feliz con lo que hago, en un lugar que me gusta mucho estar. Yo tengo una ilusión, pero también una responsabilidad grande que estamos asumiendo todos. Soy muy consciente de que es algo que me pone a prueba como futbolista y eso es lo que uno a veces anda buscando durante su carrera como jugador”, agregó.

Borges expresó que desde el pasado mercado él tenía decidido dar este paso, sobre todo por el interés que habían mostrado en España.

Por último el volante dio a conocer si tiene o no intención de regresar a Costa Rica en algún momento.

“Yo soy costarricense y a medida que pasan los años uno va extrañando más a su familia, círculo de amigos, pero en mi cabeza solo está estar en el Dépor, que me siento bien. Pensar en el futuro no tiene ningún sentido, hay que vivir el presente y disfrutar el momento”, finalizó.