José Pablo Alfaro Rojas. 11 enero, 2016
Antes de ser elegido por Delgado para llegar al primer equipo, López era técnico de liga menor. | DIANA MÉNDEZ
Antes de ser elegido por Delgado para llegar al primer equipo, López era técnico de liga menor. | DIANA MÉNDEZ

Wílmer López venía de hacer unos mandados con su esposa cuando Javier Delgado lo llamó al celular para hacerle una pregunta, “¿le gustaría ser mi asistente en el primer equipo?”.

“¡Imagínese todo lo que le dije yo! Lo primero fue agradecerle y decirle que es un placer, luego colgué el teléfono, orillé el carro y me puse a llorar con mi esposa cuando me pidió ser su asistente”, reconoció López.

El Pato reconoce que anhelaba volver al primer plantel desde hace tiempo, pues extrañaba al equipo, la adrenalina de la competencia y las victorias.

También está ansioso por vivir el juego en el banquillo, así como hacer correcciones tácticas y técnicas a los futbolistas.

Wílmer es claro al afirmar que las decisiones de peso las toma Delgado, sin embargo, el técnico le da mucha libertad para conversar con los futbolistas.

“Javier ha sido muy abierto conmigo, hay mucha apertura para acercarnos y hablar. Nos toma mucho el parecer a (Cristian) Oviedo y a mí”, añadió.

El excreativo manudo se define como un asistente detallista; en los 90 Minutos por la Vida se acercó al volante Diego Díaz para decirle que se tuviera confianza y se animara a pisar el área.

También siente que su pasado como jugador y el compromiso que mostró a lo largo de su carrera le dan el derecho de exigirle coraje y lucha a los futbolistas.

“Creo que uno tiene cara y voz para decirle al jugador que luche por esta camiseta. La gente sabe que uno no está por plata, sino por amor a los colores”, dijo.

“Yo viví, sufrí y luché por esta camiseta y uno la defiende con todo el corazón”, recalcó López.

Desde el 2009, cuando se retiró de las canchas, el Pato se mantuvo vinculado a los banquillos.

Dirigió a Alajuela Júnior y a Jacó Rays en la segunda división y fue visor y entrenador de varias categorías en las divisiones inferiores de Alajuelense.

En estas etapas, participó en la formación de Rónald Matarrita, José Guillermo Ortiz y Francisco Rodríguez, jugadores del primer plantel de los rojinegros.

Ahora tiene fe de que el volante mundialista sub-17 Barlon Sequeira, y el lateral Jürgen Román, logren consolidarse en la división de honor, pues también los dirigió. Ambos debutaron en los 90 Minutos por la Vida el sábado.

“Ver a ellos jugando con el primer equipo, y en la banca a otros jóvenes, me compromete a darles motivación para que exploten su potencial”, apuntó López.

Además de Wílmer, Delgado incluyó en su cuerpo técnico a Cristian Oviedo y al preparador físico Vinicio Rodríguez.