José Luis Rodríguez C.. 6 julio, 2007

San Isidro de El General. Sin haber jugado un solo minuto con la camisa de Pérez Zeledón, ya Wílmer López ha asumido el rol de ídolo entre la afición generaleña.

Es tal el interés que genera el volante en los sureños, que la gente llega a observar los entrenamientos del equipo para verlo y, si hay suerte, dialogar con él.

“Es como un fenómeno que atrae gente, él (Wílmer López) ha logrado captar la simpatía de la comunidad y ha tenido mucho acercamiento con la gente, vienen a verlo entrenar y a buscarlo personalmente, y él ha sido realmente generoso en todo aspecto”, expresó Adrián Ulloa, gerente general de Pérez Zeledón.

El funcionario agregó que El Pato ha generado un incremento que aún no han cuantificado en la venta de signos externos del club, y ante eso están pensando la elaboración de camisetas réplicas de la número 6, la que usará el volante.

“Hemos ganado por todo lado ya que es un jugador de talento y una gran persona. Yo no me quedaría con que tendremos buenas taquillas, sino que vamos a estar en los primeros lugares porque hemos pensado muy bien los refuerzos”.

Mientras que la mediacancha fue reforzada con López, Cristian Badilla, exflorense, y Marcos Hernández, exbrujo, se estudiará a Diego País, Emmanuel Torres, Aníbal Elizondo y Nicolás Abbot, todos delanteros de origen argentino.

Pero no hay duda de que la incorporación de El Pato es la que ha motivado a la población y además ha generado un buen ambiente en el camerino “guerrero”.

Para Johnny Chaves, estratega de los del Sur, López ha provocado una gran espectativa en todos.

“Nos da imagen, liderazgo y ha creado un buen ambiente en nuestro pueblo. El jugador de acá se siente cómodo con él y por su talento futbolístico pienso que aquí calza muy bien”, comentó Chaves.

El técnico alaba el hecho de que El Pato sea uno de los pocos futbolistas ticos que pueden jugar “a un toque”, aparte de que posee visión y velocidad para colocar un pase.

“Se entiende a las mil maravillas con Tirso Guio –volante colombiano– y pueden jugar a un toque, él puede enriquecernos mucho y por su inteligencia de juego se ha adaptado muy rápido al estilo de acá”.

Chaves manifestó que cada día nota un mejor Wílmer desde el punto de vista físico, pues en lo mental la disposición es bastante buena.

“Él llegó aquí con hambre de jugar, al igual que Cristian Badilla y Marcos (Hernández), y es importante para Pérez que la gente venga con esa actitud”, indicó.

De la partida. A los 35 años, López muestra una gran motivación y efusividad en los entrenamientos, tal y como se notó el miércoles anterior, y como lo expuso su técnico.

“En los entrenamientos todo su lenguaje corporal dice que está disfrutando, que está dando lo mejor de sí para alcanzar su mejor nivel”.

Según el portero Dexter Lewis y Tirso Guio, referentes del equipo en la última temporada, la experiencia y calidad de López son para sacarles mucho provecho.