Daniel Jiménez. 12 agosto
Vladimir Quesada conversa con Víctor Cordero, en la primera parte del juego. El timonel morado sería expulsado en el minuto 50. Foto: Rafael Pacheco
Vladimir Quesada conversa con Víctor Cordero, en la primera parte del juego. El timonel morado sería expulsado en el minuto 50. Foto: Rafael Pacheco

—¿Qué pasó en la expulsión suya?

—Alcé las manos y eso a los árbitros no les gusta. Ellos nos lo han dicho: podemos hablar pero no hagan gestos. Lo que hice fue alzar las manos y decir: ‘no, no no’. Y listo. Ya pasó; queda de experiencia.

—¿Qué análisis hace del juego?

—Antes de empezar, me preguntaron qué tipo partido imaginaba. Dije que bonito, agradable a la vista. Al menos eso es lo que uno imagina, lo que desea. Pero la estrategia se desarrolla en el terreno de juego y el partido no fue los que todos esperábamos. Eso sí, creo que al final se hizo justicia y ganamos bien.

—¿Será que en el armado ambos equipos se parecieron y eso complicó un poco la fluidez del partido?

—No sé. Yo pienso que no, porque nosotros siempre fuimos a buscar insitentemente, aunque no con la velocidad que hubiésemos querido, porque el rival juega. La estrategia impuesta por el rival causó en algunos momentos entropía en nuestro equipo, que no fuéramos fluidos en nuestro contacto. Estamos acostumbrados a seis o cinco pases. Pero eso es el fútbol. Siempre tratamos de buscar un juego de elaboración con pases rápidos, buscando las bandas y tratando de crear ocasiones de gol. Hoy no se dio así.

—Usted habla de fútbol de asociación, pero Saprissa lanzó más de 20 centros. ¿Abusaron de eso? ¿Será que la presencia de Tássio en el área, por su estatura, los llevó a eso?

—Es que vuelvo a decir, el equipo contrario también juega e influye en el partido. Se prestó para eso. Queríamos un juego de bastantes combinaciones. Sí, sacamos muchos centros y no fuimos precisos. No tiene que ver nada con que Tássio estuviera en el terreno. El juego se dio así; hubiéramos querido otra cosa. No estamos satisfechos, pero sí agradecidos con el triunfo y la entrega de los jugadores.

—Johan Venegas sigue encendido, pero algunos otros, como Colindres, no pasa el mejor momento o por lo menos no el que se le vio en la temporada anterior.

—Es normal. Colindres, Venegas, Bolaños... no tuvieron el periodo de vaciones debido, precisamente por el Mundial, lo cual quiere decir que están desfasados con el resto. Poco a poco se van a poner al día, pero estamos muy contentos con el trabajo de cada uno de ellos. Pero hay espacio para mejorar.