Fiorella Masís. 28 agosto, 2017
Julián Solano atendió este lunes a los medios de comunicación para referirse a los actos de violencia ocurridos fuera del estadio Fello Meza, previo al juego Cartaginés-Herediano.
Julián Solano atendió este lunes a los medios de comunicación para referirse a los actos de violencia ocurridos fuera del estadio Fello Meza, previo al juego Cartaginés-Herediano.

La Unión Nacional de Fútbol (Unafut) achacó al Ministerio de Seguridad la ausencia de la Fuerza Pública para el compromiso del domingo entre Cartaginés y Herediano, en el que un aficionado resultó seriamente herido con piedras y patadas.

"Recordar, respetuosamente, a las altas autoridades del Ministerio de Seguridad Pública que existe una obligación para con los ciudadanos que estén dentro, pero más que nada fuera del estadio, de garantizar la seguridad. Eso es una situación en la que no cabe excusa alguna y menos que ningún plan de seguridad dentro del estadio no esté aprobado, esa no es una excusa válida", afirmó Julián Solano, presidente de la Unafut.

El plan de seguridad presentado por el equipo brumoso no fue aprobado por el Ministerio, pero al tener el aval de Unafut, se decidió realizar el encuentro.

Esto, según Solano, amparados en el protocolo FIFA, el cual exige un miembro de seguridad privada por cada 100 aficionados.

Sin embargo, al no estar aprobado el plan, Fuerza Pública no estuvo presente dentro del reducto blanquiazul y al darse la trifulca, debieron llegar desde diferentes puntos.

Carlos Hidalgo, vocero del Ministerio de Seguridad, afirmó que pese a eso, los oficiales actuaron rápidamente.

"Nosotros sí actuamos, casi que de inmediato (...) Teníamos marcados esos lugares, porque sabíamos que ellos se podían encontrar, según lo que le dijimos a Cartago cuando les pasamos el plan operativo, pero no les importó. Dichosamente con esa previsión que se hizo pudimos detener a esas personas", afirmó.

En la Unafut consideran que el aviso de que no iba a estar la Fuerza Pública incentivó los actos de violencia.

"La situación se dio por el imprudente anuncio que la Policía no iba a estar presente. Porque aquellos que llegan a los estadios a cometer actos delictivos, dicen: 'No va a haber Fuerza Pública, vámonos'", mencionó Julián Solano.

Para el jerarca es necesario un reglamento en conjunto con el Ministerio de Seguridad para determinar los parámetros a tomar en cuenta en cada encuentro de fútbol.

"(...) nosotros como ente deportivo solo podemos acatar algún protocolo que tenga entidad deportiva y la más deportiva aquí es la FIFA. Si existiera el protocolo, nosotros lo aplicamos a los clubes y entonces el club que no lo cumpla, se suspende el partido, pero mientras el club cumpla con lo recomendado por la FIFA, nosotros no tenemos ninguna herramienta normativa para suspender", agregó Solano.

Sin embargo, en el Ministerio de Seguridad afirman que sí existe un protocolo, el cual cambia de acuerdo a los análisis que se hacen para cada compromiso y por esa razón no debe haber un único documento que diga cómo actuar.

Hidalgo explicó que cada plan aportado por los equipos de fútbol es revisado y se le hacen avisos de acuerdo a lo que se considera deben mejorar.

"Se les hacen las recomendaciones según el riesgo, los estudios técnicos..., porque la Unafut no tiene conocimientos en materia de seguridad. Entonces no es cierto que no hay un protocolo, aquí a lo interno hay, pero los criterios de seguridad que nosotros tomamos para evaluar no tienen porqué estar a disposición de los clubes, porque le estaríamos diciendo incluso a la delincuencia cómo va a operar la Policía, por eso los estudios se hacen a lo interno", detalló Hidalgo.

Para la Unafut, la interpretación de la cartera de seguridad es "antojadiza" para exigir, en este caso particular, 130 funcionarios privados y no 105, que eran los que Cartaginés tenía disponibles.

"¿Con qué norma obligo yo al club a suspender el juego? No existe. Hemos tenido diferentes criterios, nosotros no podemos dejar al pensamiento de una persona en el Ministerio cuál es el número apropiado de agentes de seguridad para cada partido. Cartaginés tenía 105 para 1.300 personas"

(Video) Pleito entre aficionados de Herediano y Cartaginés

Tanto Hidalgo como Solano concuerdan en que el Ministerio de Seguridad y Unafut se han reunido en reiteradas ocasiones para darle solución a este tema, pero la versión de ambos es diferente en cuanto a las conclusiones a las que han llegado.

Solano comenta que "desde hace años" comunicaron la necesidad de establecer otro protocolo y les dijeron que habría uno, mientras Hidalgo señala que el ente del fútbol nacional se había comprometido a cumplir los planes.

"La institución con competencia legal para evalurar ese y cualquier otro evento masivo es el Ministerio de Seguridad Pública, si no da esos permisos, esas actividades no se pueden realizar, pero al Club Sport Cartaginés eso no le interesó, hace el partido y pasó lo que pasó", indicó Hidalgo.

El vocero insistió que si los equipos se comprometen a cumplir con sus advertencias, también tendrán el apoyo necesario.

"El recurso que se va a disponer no es el mismo en un partido que hayamos autorizado. Esto es un 50-50, si el club se compromete a acatar nuestras recomendaciones de seguridad, nosotros disponemos también de nuestros recursos, de los que sean necesarios".

Por ahora, en Unafut mantendrán los compromisos con o sin plan de seguridad.

"Nosotros no podemos hacer más que campañas preventivas e incentivar a la población a denunciar", concluyó Solano.