Fanny Tayver Marín. 9 julio
Leonel Moreira fue un punto alto de Alajuelense en el Clausura 2020. Fotografía: John Durán
Leonel Moreira fue un punto alto de Alajuelense en el Clausura 2020. Fotografía: John Durán

El suspenso se acabó y el final de esta historia deja contentas a todas las partes involucradas, pues Leonel Moreira seguirá defendiendo el arco de Liga Deportiva Alajuelense.

Los rojinegros querían su continuidad y desde que se decretó aquella pausa en el fútbol nacional por la covid-19, el propio guardameta dijo que veía como una posibilidad real el quedarse por más tiempo en la Liga.

Una vez que se reactivaron las prácticas, el portero afirmó en los primeros días de mayo que quería continuar al menos seis meses más con los manudos.

Pero eso tampoco dependía exclusivamente de él, pues su ficha es propiedad de Grupo Pachuca, esa poderosa estructura mexicana con la que Moreira tiene contrato hasta diciembre de 2022.

El arquero llegó a Alajuelense en condición de préstamo por seis meses, procedente del Bolívar de Bolivia.

Una vez que concluyó esa cesión con los manudos, todo era cuestión de darle tiempo al tiempo y que tanto Leo como la misma Liga se armaran de paciencia, porque la última palabra la tenían los tuzos.

La incertidumbre persistía y aunque el director deportivo de la Liga, Agustín Lleida pasaba en contacto permanente con sus amigos en Pachuca, los erizos tenían que esperar a que Moreira llegara a un acuerdo con el dueño de su ficha para conocer la decisión final.

Moreira siempre dijo en la Liga que estaba muy interesado en continuar y la cúpula manuda cruzaba los dedos para que fuera así, porque su permanencia puede catalogarse como un tormento menos para el liguismo, en estos tiempos convulsos.

El guardameta llegó a darle calma y estabilidad a un departamento que se había convertido en el blanco de las críticas, generadas a raíz de los fallos de Adonis Pineda en la fase final contra Herediano en diciembre pasado, que culminaron en dos goles de Francisco Rodríguez.

A eso se le sumó aquella salida cuando el partido de vuelta de la gran final estaba por culminar y en el minuto 87 Yendrick Ruiz convirtió el tanto con el que la serie se fue al alargue y en la tanda de penales, los florenses se dejaron el cetro.

Pineda inició el siguiente torneo como titular, pero el golpe había sido tan fuerte que aquella noche en la que la Liga visitó a Pérez Zeledón y volvió a incurrir en un error, el cuerpo técnico se percató de que necesitaba un espacio para superar ese trago amargo.

Aprovechando los contactos de Lleida, la Liga logró traer a Moreira y el mundialista de Rusia 2018 se acopló muy rápido a Alajuelense.

No todo fue fácil, porque después de la cuarentena del fútbol, no se veía en su mejor nivel, tal y como él mismo lo reconoció luego de aquel juego en el que los manudos cayeron 4-0 contra Guadalupe y en el que se reflejaba que la Liga se caía a pedazos.

Aquella noche, Moreira se comprometió a mejorar y anunció que lo haría, porque se acercaban las semifinales y que después de que se completaba la fase regular, llegaban las instancias que más le gustan.

Y Leo no defraudó. El arquero fue un punto muy alto para que la Liga superara a Herediano en la semifinal y pese a que los rojinegros perdieron los dos partidos de la fase final contra los morados, Moreira evitó que esos dos clásicos acabaran con marcadores de escándalo.

Si en la final anterior hubo problemas en el arco; esta vez, con Moreira, la falla manuda no estuvo precisamente bajo los tres palos.

Por el desempeño que tuvo en su primer torneo como jugador de Alajuelense, para el liguismo es una buena noticia el hecho de que Leo se mantendrá un año más como rojinegro.

Arqueros manudos en el Clausura 2020

Leonel Moreira

  • Partidos: 17
  • Goles recibidos: 17
  • Promedio de goles por partido: 1
  • Minutos: 1.500

Mauricio Vargas

  • Partidos: 8
  • Goles recibidos: 8
  • Promedio de goles por partido: 1
  • Minutos: 657

Adonis Pineda

  • Partidos: 3
  • Goles recibidos: 4
  • Promedio de goles por partido: 1,33
  • Minutos: 183