Esteban Valverde. 26 agosto
Tassio pudo marcar una anotación más, sin embargo la puntería ante Jorge Jara le falló. Fotografía: Albert Marín
Tassio pudo marcar una anotación más, sin embargo la puntería ante Jorge Jara le falló. Fotografía: Albert Marín

El partido entre Saprissa y Guadalupe estaba enredado, pero el brasileño Tassio Maia, con escasos cinco minutos en el torneo previo a este duelo, resolvió las dificultades moradas para abrir el marcador.

Maia no es un jugador que dé espectáculo, de hecho es un futbolista estático, lento y sin gran destreza técnica; no obstante, sí es potente, fuerte y, como buen goleador de área, la primera opción que tuvo la marcó.

Los aficionados saprissistas en el minuto 58 del cotejo se volvían a ver unos a otros... No faltó quien preguntara: ¿cómo se llama el que anotó? O aquellos que se volvían hacia el vecino: ¿fue Tassio?

Pues sí, marcó el brasileño que generó tantas dudas por su poca participación en los partidos previos.

El gol de Maia cobra mucho valor en una victoria que quizás Saprissa no merecía. Guadalupe fue mejor que los tibaseños en la primera parte y todavía con el gol en contra, los dirigidos por Géiner Segura no renunciaron a buscar la diana de la igualdad.

Claro, después del gol, el partido se le abrió mucho más a los locales y empezaron a llegar más opciones. El propio Tassio tuvo dos más; sin embargo, fue Ricardo Blanco quien consiguió el segundo tanto.

El lateral derecho se proyectó por derecha y luego de una gran combinación con Christian Bolaños marcó el 2 a 0.

En la inicial, Guadalupe había traído a Saprissa a la tierra, se le había plantado y lo pudo castigar varias veces.

Primero Kevin Briceño le ahogó el grito de gol a Arturo Campos en un mano a mano y luego fue el vertical de mano izquierda que le impidió a Daniel Quirós celebrar.

Los únicos dos acercamientos que tuvo Saprissa fueron por medio de tiros de larga distancia; Johan Venegas y Michael Barrantes exigieron al cuidapalos Jorge Jara, quien respondió de forma efectiva.

El cuadro de Segura es un fiel reflejo de lo que era él como futbolista: aguerrido y pícaro.

El capitán, Mauricio Montero, se ciñó en sacar del partido a Mariano Torres y le faltó poco para provocar que lo expulsaran por una agresión sin balón.

En ataque, la velocidad de Daniel Quirós y Campos marca mucha diferencia, sobre todo si la zaga está compuesta por hombres que no vienen siendo los habituales. Jaikell Medina y Heiner Mora hicieron pareja debido a que Alejandro Cabral recibió descanso y Alexander Robinson salió lesionado.

De Saprissa se destaca el resultado y la confianza que se desarrolla de cara al clásico nacional, los morados llegan como líderes con cuatro victorias al hilo; también comprueban que en partidos complicados sacan la casta y el resultado al final es lo que vale.