Cristian Brenes. 28 febrero

Para nadie es un secreto o una novedad que Saprissa perdió la serie ante el América en la Cueva, tras el 5 a 1 lapidario de la semana anterior y el empate 1 a 1 en el Estadio Azteca. Los propios futbolistas no dudaron en aceptar que se falló en el planteamiento y en la ejecución del plan.

Más allá de que al menos se lavaron un poco la cara en suelo mexicano y corrigieron algunas de sus falencias con orden táctico, un esquema bien definido y agresividad, era totalmente claro que la misión de revertir lo hecho en Tibás tenía todos los tintes de imposible y así fue.

Los jugadores saprissistas celebraron el gol de Mariano Torres, que significó el 1 a 1 en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones de la Concacaf. La serie terminó 6 a 2 a favor de los aztecas. Fotografía: Imago7/Álvaro Paulin.
Los jugadores saprissistas celebraron el gol de Mariano Torres, que significó el 1 a 1 en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones de la Concacaf. La serie terminó 6 a 2 a favor de los aztecas. Fotografía: Imago7/Álvaro Paulin.

La carga fue muy pesada para un plantel que sin duda alguna mejoró y mostró mejores conceptos. Eso sí, ante unas Águilas muy diferentes a las que humillaron a la S en su campo, no porque Miguel Herrera se guardara muchas figuras, sino porque jugaron a un ritmo más lento, sin presión y teniendo muy presente que debían regularse para el clásico ante las Chivas del Guadalajara el fin de semana.

“Me queda un sabor amargo, creo que hicimos un gran partido acá en el Azteca y demostramos que tenemos un gran partido, pero me voy triste porque creo que en casa no fuimos muy inteligentes. De haber hecho un buen juego en nuestro campo creo que la historia podía ser muy diferente”, señaló Mariano Torres al finalizar el partido, en la entrevista a la cadena oficial que transmite los juegos.

Torres fue designado el mejor del partido en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones de la Concacaf, distinción que no le sirve de mucho al volante y a sus compañeros.

Si bien es cierto Vladimir Quesada y sus dirigidos salieron a hacer un papel más decoroso, ellos mismos comprendían que se necesitaba mucho más que un milagro para quitarse de encima la carga tan pesada con la que llegaron al Distrito Federal.

“Creo que en Costa Rica se liquidó la serie, porque eran cuatro goles de ventaja, debíamos venir a hacer cinco goles a un equipo de gran categoría, que hay que felicitar porque tiene muy buenos jugadores y pasaron muy bien. Reitero que nos vamos con una sensación amarga porque perdimos esta serie en casa”, agregó el argentino.

El sueño de trascender en la Concacaf duró muy poco para Saprissa y por lo mismo ahora no les queda otro camino que pasar página lo más rápido posible y centrarse en el campeonato local.

Los morados son terceros en el Clausura 2018, con 22 puntos, cuatro unidades menos que el líder Herediano, pero con un partido menos. Este domingo enfrentarán a Cartaginés en la Cueva, a las 11 a. m., por la jornada 14.

“Estamos con un partido menos, pero si jugamos como demostramos ante el América en el Azteca creo que tenemos grandes chances de ganar el campeonato”, concluyó Torres en su intervención al concluir el compromiso con el América.