Cristian Brenes. 24 julio, 2016
Mariano Torres se estrenó con gol en el Saprissa. El argentino marcó el primer gol de los morados al minuto 16.
Mariano Torres se estrenó con gol en el Saprissa. El argentino marcó el primer gol de los morados al minuto 16.

Saprissa es efectivo, por algo es el equipo que más goles ha anotado durante las primeras tres fechas del Invierno y lo ratificó ante un débil Carmelita que salió goleado 4-0 de La Cueva.

Carmelita no fue rival para los morados, es un equipo sin ideas, sin peso en ofensiva y muy inocente en defensa. Fácil presa para los tibaseños.

Otro punto a favor de la casa es que todos los extrajeros que fichó Saprissa han debutado con gol esta temporada. Mariano Torres no se quedó y atrás y anotó el primer gol de los morados al minuto 16.

El gol fue un premio para un Saprissa que fue cercando a su presa. Al 35' Heiner Mora ampliaría la ventaja de los locales.

En la segunda mitad nada cambió. Carmelita timorato y Saprissa contundente. Marvin Angulo incrementó la cuenta de los morados y marcó el tercero al 54', luego de una buena jugada por el sector derecho del argentino Marino Torres, quien le sirvió la pelota a Hansell Arauz y este le dejó el esférico servido a Angulo, quien no desaprovechó y conectó la redonda de derecha para superar al carmelo Luis Diego Sequeira.

La pizarra la cerraría el lateral Francisco Calvo. El defensor se impuso en las alturas y le ganó en la marca al defensor Bryan Orúe, para conectar de cabeza el centro que llegó desde el sector izquierdo, tras el cobro del tiro libre de Marvin Angulo.

Saprissa pudo ampliar aún más la ventaja, pero se dedicó a administrar el juego y hasta se dio el lujo de sacar a Danny Carvajal y debutar al joven portero Mario Sequeira.

Fabrizzio Ronchetti tuvo varias ocasiones para anotar. En el juego ante los carmelos se quedó en blanco, pero estuvo muy activo en los 90 minutos.
Fabrizzio Ronchetti tuvo varias ocasiones para anotar. En el juego ante los carmelos se quedó en blanco, pero estuvo muy activo en los 90 minutos.