Esteban Valverde. 4 julio
Roy Miller ingresó de cambio en la final ante Alajuelense, en el duelo que Saprissa alcanzó su estrella 35. Fotografía: José Cordero
Roy Miller ingresó de cambio en la final ante Alajuelense, en el duelo que Saprissa alcanzó su estrella 35. Fotografía: José Cordero

Roy Miller llegó en agosto del 2019 al Saprissa de Wálter Centeno y aunque solo estuvo dos torneos cortos en el cuadro morado, es claro en que su aprendizaje fue enorme al lado del actual DT del campeón nacional.

Miller, a los 35 años y luego de una amplia carrera en el balompié internacional, donde pasó por países como Estados Unidos, Suecia y Noruega, también un mundial mayor y otro Sub-17, ahora tiene dos escenarios en su carrera deportiva: continuar jugando de seis meses a un año o colgar los tacos.

El mundialista en Brasil 2014 explicó que se va del Saprissa tranquilo, pero con un sinsabor de la poca regularidad encontrada en el último semestre. El zurdo sufrió tres lesiones musculares que lo sacaron aproximadamente nueve semanas de las canchas y le impidieron ser regular.

-¿Le sorprendió la noticia de no continuar en Saprissa?

Estaba 50 y 50 de probabilidades por el tema de las lesiones, porque no puedo esconder que fue un semestre complicado por eso. Ya uno más o menos sabía que esto podía pasar. La verdad no me sorprende porque es así el fútbol, yo estaba preparado para seguir o para salir como sucedió.

-¿Cómo estuvo el tema de las lesiones?

Musculares todas. No fueron graves, pero sí me sacaban dos o tres semanas. La primera lesión fue el día antes de que empezara el torneo, la segunda fue el día antes del segundo encuentro contra Montreal y la última fue el día antes del último clásico del torneo regular.

-¿Qué le deja Saprissa a Roy Miller?

La primera etapa en 2016 fue muy buena, porque me fui campeón cuando salí a la MLS. En aquella ocasión fui muy regular y no había tenido la lesión que tuve del tendón de Aquiles, después eso me pasó y perdí físicamente. Ahora se dio el regreso y bueno en el primer semestre aunque no se logró el campeonato sí se consiguió el torneo internacional, ahí estuvimos jugando bien. Este segundo semestre sí fue complicado y no pude obtener regularidad, pero son circunstancias que pasan. Sí es doloroso porque no quería irme así, más que salimos campeones y demás.

A uno le queda un sinsabor que no tuve mucha participación, pero a mi edad he pasado mucho y esta etapa fue complicada como otras. La vida continúa y ya pasó esto, al final quedamos campeones y pude terminar saludable que era importante para mí.

-Mucho se ha hablado de Wálter Centeno como entrenador. ¿Qué se lleva de la idea del Paté?

Muchísimo me llevo, la verdad que Wálter es increíble, con él nunca se deja de aprender, pese a la crítica que le dan al estilo de juego de él, la verdad es que a mí me encantaba, me encanta la forma como Wálter arriesga, es un fútbol de riesgo, ofensivo, de toque. Al final yo termino contento porque lo tuve a él como técnico, muy agradecido por la confianza que me dio al permitirme volver al Saprissa.

Queda ese sinsabor con las lesiones, pero en general fue positivo todo. Estuve en un buen grupo, en un grupo maduro. En el segundo semestre fue clave la unión, por ese lado quedo muy contento con lo que se deja que es un campeonato. Todo positivo la verdad.

-¿Qué viene para su carrera deportiva?

Personalmente me gustaría seguir de seis meses a un año más. Al final, esto es lo que uno propone pero Dios dispone, ya veremos en estos 10 días qué pasará. Si hay intereses uno escuchará y tomará una decisión.

-¿Está valorando el retiro?

La verdad es que no puedo decir que no. La primera opción es intentar seguir jugando, pero sino está latente esa posibilidad. Si no aparece nada que me llame la atención pues ahí veré.

-¿Podría regresar al club que lo vio nacer: Cartaginés?

Estoy dispuesto a escuchar ofertas, pero ya veremos qué pasará. Yo estoy tranquilo, contento con lo que logré al final con Saprissa. Esto es fútbol, no se sabe qué pasará. Ya equipos me han preguntado pero nada concreto y formal.

-Es la primera vez que usted ve de frente el retiro... ¿Cómo va ese choque para usted y su familia?

Claro, la familia está bastante tranquila. Mi esposa está bien, pues los niños también. No puedo ser malagradecido con la carrera que he tenido, porque pude ir a un mundial Mayor, otro menor, estuve en torneos importantes, gané campeonatos, sería malagradecido en decir que no estoy feliz. Yo he logrado muchas cosas y agradezco a Dios por eso.

Ahora solo queda esperar, nosotros estamos preparados para cualquiera de los dos escenarios y estamos muy tranquilos.