Cristian Brenes. 4 octubre

A Jaime Perozzo se le consideró la mano derecha de Jorge Luis Pinto en la Selección de Costa Rica y muchos lo catalogaron como unas de las piezas claves del éxito de la Tricolor en el Mundial de Brasil 2014. Sus 23 años de relación con Pinto hicieron que este sociólogo y psicólogo sirviera de nexo entre los jugadores y el técnico, con quien luego afloró una marcada enemistad. Ahora, regresa a la Nacional.

Jaime Perozzo regresa a la Selección Nacional. Fotografia Marcela Bertozzi
Jaime Perozzo regresa a la Selección Nacional. Fotografia Marcela Bertozzi

Rónald González eligió a este profesional oriundo de Cúcuta, para que se integre al cuerpo técnico. Pasaron cinco años para que Perozzo se colocara nuevamente la camiseta de los ticos, tras salir de la Federación luego de la Copa Uncaf 2014 con Paulo César Wanchope.

'Tata', como lo llamaban muchos de los seleccionados de Brasil 2014, fue señalado por servir de confidente de los futbolistas y de llevar calma en los momentos más convulsos de la relación entre el timonel, el plantel y demás miembros del cuerpo técnico.

Incluso, tras la recordada conferencia en la que Pinto dijo haber dormido con el enemigo, su gran amigo salió después a denunciar los tratos del estratega cafetero con aquella delegación y algunas de las conductas que observó. Todo esto derivó en la ruptura entre ambos.

Perozzo recalcó una y otra vez que no es un motivador, ya que considera que “quien hace lo que le gusta no necesita motivación”, dijo en entrevista a La Nación durante la Copa del Mundo de Brasil.

Este profesional tiene el don de escuchar, dar un consejo preciso y ganarse la confianza de quienes lo rodean. Además, su intelecto es respetado y emana conocimiento, al punto que en la justa mundialista en suelo brasileño todos escuchaban atentos sus palabras y ni el propio Pinto lo interrumpía.

Hace cinco años manifestó que los jugadores le contaban a él más situaciones que a sus propias familias y por ende las relaciones se estrecharon. Esto aunado a las más de 1.000 sesiones de trabajo que tuvo con aquel grupo.

“Nos enfocamos en la cohesión de la meta, es decir, cambiar el ‘yo’ por ‘nosotros’. También en la cohesión de la tarea: hacerlos entender que la táctica es perfección en tiempo y espacio y tener valores como el respeto, la tolerancia y la honradez”, destacó en el 2014 en plena Copa del Mundo.

Perozzo regresa a la Selección con Rónald González y con el volverán sus análisis de conductas y comportamientos.