Cristian Brenes. 31 mayo

Arquitecto de profesión, dueño de una empresa constructora y ahora accionista mayoritario y presidente de Cartaginés. Leonardo Vargas Monge llegó como un empresario más en la fórmula que lideró Adrián Jiménez, para comprar a los brumosos en noviembre del 2018; sin embargo, en cinco meses se dio una variante de timón, Vargas dejó la vicepresidencia e intercambió su lugar en la directiva con Jiménez.

El nuevo jerarca de los brumosos es quien realiza el aporte mayoritario para mantener a flote a los blanquiazules, quienes aún no se sostienen por sí solos, y ahora será la figura principal en el esquema del club. Pese a la modificación en la cabeza del proyecto, afirma que todo sigue igual y no tendrá un manejo unilateral, por el contrario, recalcó que el grupo 1906 Cartaginés S. A., dueño del equipo y del que forma parte, seguirá trabajando de la misma manera desde que asumió.

El dirigente afirmó que tanto él como Jiménez y Alberto Jara son quienes dan la inyección económica y así continuarán. Además, defendió que relación entre los tres es muy buena y la modificación se debe exclusivamente a la necesidad de su antecesor de dedicarle más tiempo a sus empresas.

Eso sí, adelantó que están abiertos a la inversión extranjera y hay alternativas reales para que esto se dé. No obstante, de momento tienen lo necesario para mantener a la institución estable y cumpliendo con los pagos respectivos, según reiteró.

¿Quién es Leonardo Vargas Monge?

Soy arquitecto de profesión, tengo una empresa de construcción desde hace 34 años que se desarrolla en Cartago y que se llama Viviendas Vargas Masís. La gente me conoce en la provincia por lo que he hecho en el pasado.

¿Cómo llegó hasta la presidencia de Cartaginés?

No fui uno de los empresarios de la provincia que buscó Adrián Jiménez para sumarse a 1906, por el contrario, yo me acerqué al Cartaginés y al grupo de Adrián. Las cosas se han ido dando y entiendo a las personas que no siguieron, tal vez no leyeron bien el proyecto o no les interesó. Nos quedamos Adrián y yo y esto fue así, cumplir el mandado con el que nos comprometimos.

”He sido responsable en la decisión que tomé, si estoy acá como presidente de Cartaginés y asumí esto es porque me siento capacitado en lo profesional para llevar al club donde merece. En lo económico tengo mis límites, pero antes de llegar a eso espero ver consolidado a Cartaginés y que mi aporte económico no sea tan importante, para que este club siga siendo grande y que los logros deportivos lleguen a partir de este trabajo que estamos haciendo. Esta es mi esperanza y mi apuesta en el equipo.

Leonardo Vargas Monge es arquitecto de profesión, tiene una empresa de construcción desde hace 34 años y ahora asume como nuevo presidente de Cartaginés. Fotografía: cortesía Robert Vindas.
Leonardo Vargas Monge es arquitecto de profesión, tiene una empresa de construcción desde hace 34 años y ahora asume como nuevo presidente de Cartaginés. Fotografía: cortesía Robert Vindas.

¿Cómo se dio el intercambio de puestos con Adrián Jiménez?

Tenemos un mes de estar hablando de esto. Adrián y yo seguimos teniendo la misma amistad que nos unió hace algunos meses. Él va a emprender una nueva etapa en su empresa, la va a hacer crecer en todas las áreas y en la parte física le voy a ayudar, estoy con él en su proyecto personal. Imagínense que si seguimos juntos, que hasta en lo privado le estoy colaborando.

Más allá de que son accionistas mayoritarios, deben hacer una asamblea para ratificar el cambio, ¿cómo se dará esto?

Así es. El primer paso se dio la noche del miércoles, cuando Adrián renunció a la presidencia y yo asumí el cargo, porque era el primer vicepresidente y me corresponde por protocolo. Vamos a llamar a una asamblea lo más pronto posible, para consolidar el nombramiento y vamos a pedir también la reducción de la junta directiva, para que pase de siete a cinco miembros. Este será el proceso y la idea es llamar a la mayor parte de los socios del Cartaginés, explicarles la situación, las razones del cambio e informar lo que se ha realizado hasta ahora. La asamblea será en unos 22 días.

¿Las figuras de gerente general y gerente deportivo desaparecen luego de la salida de Daniel Gendron y que Martín Arriola se quede solo como entrenador?

Estamos en el proceso de tomar esas decisiones. Martín es nuestro director técnico, pero también nos asesora en lo deportivo, mientras que la gerencia administrativa la asumiremos entre Adrián Jiménez, mi hijo y yo, incluso, así lo hemos trabajado en los últimos tres meses.

”Lo que debemos lograr primero es que Cartaginés crezca poco a poco y luego ir incorporando gente que nos ayude en este proceso. Por ahora, consideramos que con las 16 personas que estamos en la institución lo vamos a resolver”.

¿El grupo de inversionistas 1906 Cartaginés S. A. sigue manejando a los brumosos?

Sí. El grupo 1906 sigue siendo exactamente el mismo que era ayer, hace dos meses y desde el inicio. Lo único que cambió fue la presidencia del club, pero yo ya era presidente de 1906 Cartaginés S. A., así que esto se mantiene. Cartaginés es exactamente lo mismo y vamos a tratar de consolidar lo bueno que hicimos hasta ahora. Adrián estará a mi lado, al igual que como estuve yo con él en el semestre anterior y ya lo van a ver. Pueden hablar con él y les expresará lo mismo que digo.

¿Cartaginés aún no genera lo necesario a nivel económico para mantenerse sin el aporte que le inyecta 1906 Cartaginés S. A.?

Sí, pero Cartaginés ha ido creciendo más. La estabilidad que hemos logrado en los últimos meses la palpan los patrocinadores, gente que ya era socia comercial se nos ha acercado a darnos más apoyo económico y vamos poco a poco. Si antes velábamos por el 80% (del presupuesto de gastos), hoy en día podemos decir que vemos el 60% o 65%. Sin embargo, creemos que en este receso del campeonato vamos a obtener más recursos de patrocinadores, que nos permitirá que 1906 sea menos importante en esta etapa y que se convierta en un inversionista real en el crecimiento de Cartaginés.

Leonardo Vargas, Adrián Jiménez y Alberto Jara eran el soporte económico del equipo, ¿esto también seguirá igual?

Será igual. Lo manejamos a lo interno de 1906 y se seguirá con la misma figura que hasta ahora. Tenemos presupuestado de dónde tomaremos los recursos de acá a diciembre y estamos trabajando para aliviarnos la carga. Estamos tranquilos porque Cartaginés no va a sufrir ningún descalabro, al menos en los próximos ocho meses, y por el contrario, en este próximo semestre espero consolidar al club y que 1906 se encargue cada día menos de Cartaginés, para que el equipo marche por sí solo.

La Caja Costarricense de Seguro Social los reporta al día con los pagos, pero ¿cómo está el tema de las deudas que arrastra el club?

El esfuerzo ha sido inmenso. Cuando asumimos la deuda era de aproximadamente $4,2 millones, pero esto se fue incrementando en el tiempo, por una serie de cosas que no estaban contabilizadas. Esto no es que ya está superado totalmente, pero lo tenemos controlado.

”Reitero que el esfuerzo ha sido bastante grande, porque al club lo vemos tres personas a nivel financiero y no el grupo de 19 empresarios cartagineses que empezamos a escuchar de este proyecto hace casi un año”.

¿Cómo hace para que Cartaginés tenga balance financiero?

Esto se trata de presupuestos. Soy una persona que por mi preparación profesional trabajo con presupuestos, así que desde que vine a Cartaginés lo metí dentro de un presupuesto, he luchado por mantenerlo ahí y no me salgo de eso. Tengo proyectado cómo solucionar los problemas del club de acá a diciembre y en noviembre pensaré en la próxima temporada, si me corresponde hacerlo.

”Es muy difícil, pero trajimos a una persona en mercado para que nos ayude, porque estábamos debilitados en esa área en los últimos tiempos. Poco a poco y con la estabilidad que hemos conseguido se han acercado más patrocinadores y creemos que por ahí vamos a ir resolviendo la situación”.

¿Cuánto le costó tomar esta decisión? ¿Le asusta la responsabilidad?

No me asusta en el sentido de mi capacidad, pero sí me preocupa o me ocupa la responsabilidad que tengo ahora. Quiero al Cartaginés de toda mi vida, viví esta pasión como aficionado durante 50 años y ahora quiero que el club tenga lo que tanto deseo. Soy un aficionado más de Cartaginés, estuve viendo y sufriendo con el club durante muchos años y quiero revertir esto. Esto era una oportunidad que me iba a dar en mi vida, llegó antes de tiempo, pero ya lo tenía en mente.

Se ha dicho que 1906 Cartaginés S. A. está abierta a sumar socios, ¿se puede dar una inversión proveniente de México en el futuro cercano?

Sí, hay varias cosas que se dan, que se comentan y se negocian, pero no hemos logrado consolidar nada. Sin embargo, sí hay interéses de gente fuera de Costa Rica por invertir en Cartaginés. Ojalá se de, porque esto haría que el club crezca más rápidamente de lo que nosotros podemos. Es una cosas que vamos a buscar.