Por: José Pablo Alfaro Rojas 14 febrero, 2016
El mundialista José Miguel Cubero debutó con la casaca rojiamarilla en el torneo de Clausura 2006. | JOHN DURÁN / ARCHIVO
El mundialista José Miguel Cubero debutó con la casaca rojiamarilla en el torneo de Clausura 2006. | JOHN DURÁN / ARCHIVO

Si un futbolista de la cantera rojiamarilla aspira a jugar en el primer equipo, debe superar a los futbolistas consolidados: esa es la filosofía del club.

Según el director de divisiones inferiores de Herediano, Rolando Villalobos, los jóvenes reciben la oportunidad de entrenar con el primer plantel, pero depende de ellos el ganarse un espacio en el plantel estelar.

“Cuando se pone a un joven en la alineación tiene que rendir igual o más que los consolidados del equipo, porque si no mejor se utiliza al hombre de experiencia”, dijo Villalobos.

Según el entrenador, en el club no van a forzar a Odir Jacques para que utilice jugadores de la cantera pues la competencia es grande y la prioridad del equipo es ganar títulos.

“Los campeonatos están muy cerrados como para que Herediano se dé el lujo de debutar promesas en este momento”, aseguró el exseleccionador tico.

El Team es el club grande que menos oportunidad da a los jóvenes. Incluso, en el 2015 no utilizó un solo futbolista de liga menor.

Además, en los últimos tres años solo utilizó a un jugador de la cantera. Es el caso de Jossifer Castro, un juvenil que ingresó de variante en un compromiso.

Según Villalobos, este futbolista debió mostrar un rendimiento importante en ese cotejo para tener más opción de jugar.

“En los 20 minutos que se le puso no lo hizo mal, pero tampoco para impresionar al entrenador”, aseguró Cadáver a La Nación .

Pese al poco chance que dio a su cantera, el Team logró consolidar a futbolistas importantes en los últimos 10 años. Son los casos de José Miguel Cubero, Leonel Moreira y Elías Aguilar.