José Pablo Alfaro Rojas. 1 noviembre, 2015
Martínez junto a Bora, quien trabaja para Aspire. | TOMADA DE FACEBOOK
Martínez junto a Bora, quien trabaja para Aspire. | TOMADA DE FACEBOOK

El lateral derecho Carlos Martínez es el primer jugador que logró ubicar la Academia Wílmer López en el extranjero.

Con tan solo 15 años, el joven superó una pasantía de tres meses en una de las sedes en Senegal, África, del prestigioso proyecto Aspire Football Dreams.

Al final de un largo proceso de reclutamiento, Martínez fue unos de los 50 jóvenes elegidos de su generación para cumplir ahí el proceso de tres años, en busca del gran objetivo: ser fichado por un club de Europa una vez que sea mayor de edad.

Los visores de esa academia, de la que forma parte Velibor Bora Milutinovic, técnico de la Sele en Italia 90, recorren 18 países de tres continentes en busca de los mejores prospectos.

Aspire cubre todos los gastos en educación, entrenamiento, atención médica, equipamiento, vivienda y comida durante la experiencia del futbolista.

Édgar Artavia, administrador de la Academia Wílmer López, describe a Martínez como un carrilero rápido, de ida y vuelta. El futbolista llegó al proyecto alajuelense proveniente de la escuela de fútbol Furati, ubicada en Santa Ana.

Después de un año de entrenamiento, fue visto por los reclutadores internacionales.

“Allá le dan la oportunidad de trabajar sus condiciones futbolísticas en unas instalaciones de lujo y con los mejores entrenadores del mundo”, dijo Artavia.