Fiorella Masís. 9 mayo

El espíritu de la nueva regla de la FIFA, de pasar de tres a cinco cambios por partido, está basado en una regulación del aspecto físico.

Unafut decidirá, a más tardar este lunes, si se acoge a esta regla, pues no es obligatorio. De primera entrada parece ser algo positivo, pero, ¿favorece por igual a todos los clubes?

Hernán Medford considera que desde el aspecto de estrategias hacer cinco cambios será muy beneficioso. Foto: Rafael Pacheco
Hernán Medford considera que desde el aspecto de estrategias hacer cinco cambios será muy beneficioso. Foto: Rafael Pacheco

Antes de entrar en ese análisis, se debe dejar claro que aunque se pueden hacer cinco variantes, el juego solo se puede parar tres veces por cada equipo. Entonces, si un entrenador recurre a esa opción, en dos de las ocasiones tendrá que sustituir dos futbolistas al mismo tiempo.

La modificación a la ley número 3 del juego también es temporal, al menos eso se dice ahora. Es sabido que anteriormente se ha discutido implementarla.

Manuel Víquez, preparador físico de Herediano lo ve con buenos ojos desde su campo de trabajo, sobre todo como una buena opción para prevenir lesiones.

Admite que también podría ser un “tanque de oxígeno” para el cuerpo técnico, pues podrá echar mano de piernas frescas. Pero, desde su punto de vista, lo más importante es la prevención.

“Antes del parón analizaba que en Herediano hay jugadores que tienen hasta 1.300 minutos jugados en este campeonato y la pausa del torneo anterior a este fue de 15 días, si acaso, no hay un periodo transitorio bien marcado”, explicó.

También, considera, se trata de cuidar el espectáculo por parte de la FIFA, ya que un futbolista no será capaz de rendir igual al retornar al campeonato, sobre todo porque se jugará muy seguido.

Desde la parte táctica y el poder que tienen algunos equipos en comparación a otros, la regla empieza a verse diferente.

Hay que ser claros, la banca de los equipos llamados “grandes o tradicionales” y algunos otros, comparada con los “pequeños” es muy diferente.

Esto se ha visto incluso cuando se hacen los acostumbrados tres cambios. ¿Ahora será más marcado? ¿Unos pocos se verán más favorecidos?

“En planilla sí”, afirma Geiner Segura, entrenador de Guadalupe. “Hay unos equipos con planilla de nivel más alto; eso no quiere decir que no tengamos buenos jugadores, pero se tendría que recurrir a jugadores con menos experiencia”.

Criterio similar expresa Marvin Solano, aunque el director técnico de La U Universitarios entiende la medida como el salvavidas a una condición física muy diferente con la que regresarán los principales actores.

Solano dice que los jugadores no están bien, el receso competitivo ha sido muy amplio y eso se verá reflejado en la cancha. Pero reconoce que aquellos clubes de menos poder adquisitivo podrían resentirlo.

“Conforme vayan pasando los juegos, habrá futbolistas lesionados, suspendidos… entonces, los suplentes, e incluso los suplentes de los suplentes, serán novatos. Hay equipos con tres hombres por puesto. En teoría esos pueden verse beneficiados, aunque sí es algo relativo”, explicó.

Tan relativo como suele ser el fútbol. Hernán Medford le encuentra el lado bueno. Al consultarle, de una vez apunta al aspecto táctico, además del físico.

Le agrada tanto la idea, que cree debería haberse implementado desde antes de esta emergencia por el nuevo coronavirus.

“Dependerá de cada quién, yo personalmente lo veo muy favorable, porque le da más posibilidad a uno de manejar estrategias diferentes, para mí es muy interesante esta decisión”, mencionó.

Aunado a eso, ve una exigencia buena para los jugadores, al considerar que con cinco cambios en cualquier momento se podrá quitar a quien no esté cumpliendo, sin limitarse solo a las tres posibilidades anteriores.

Desde el plano dirigencial esta regla parece tener buen recibimiento y la Unafut le consultará a los presidentes de clubes su opinión, pese a que puede tomar la decisión en solitario.

“Por el momento en que estamos pasando, en mi equipo sería bien recibido ese cambio, pero para efectos de implementarlo más adelante, debe ser reformado el estatuto de la Unafut", comentó Juan Luis Artavia, jerarca de Pérez Zeledón.