Fanny Tayver Marín. 16 enero
Marco Ureña hizo tres remates en Pérez Zeledón, pero no pudo concretar. Fotografía: Rafael Pacheco
Marco Ureña hizo tres remates en Pérez Zeledón, pero no pudo concretar. Fotografía: Rafael Pacheco

La tarea urgente de Andrés Carevic es estabilizar de nuevo a Liga Deportiva Alajuelense en todas sus líneas. El mayor peso de los cuestionamientos recaen en la portería, pero los manudos tampoco están finos en ataque.

Ante Limón ganaron 4-1, pero por como se dio el partido, el marcador pudo ser más abultado. Una situación similar le ocurrió a la Liga en San Isidro de El General.

Contra Pérez Zeledón, los rojinegros generaron múltiples ocasiones de peligro, pero frente al marco no estuvieron finos y lo que pasó en la final contra Herediano sigue siendo una constante: bolas estrelladas en el palo.

En su última presentación, la Liga pegó tres pelotas en los tubos, dos con Jonathan Moya y una con Barlon Sequeira, lo que llevó a muchos a recordar los remates al poste en la serie final contra Herediano (dos de Guevara, uno de Moya y uno de Salvatierra).

Las estadísticas no mienten y la efectividad le está jugando una mala pasada a Alajuelense. De siete remates de los generaleños, tres terminaron en gol (uno de Anthony Mata y dos de Keilor Soto); mientras que la Liga presentó 15 remates, de los cuales, un cabezazo de Junior Díaz se tradujo en anotación.

“Sabíamos que en contragolpe podíamos hacerle mucho daño a Alajuelense y nos funcionó”, manifestó el generaleño Anthony Mata.

De esos 15 remates de los manudos, siete fueron desviados, tres al palo, cuatro directos y un gol.

“Al final el fútbol es de anotaciones y sabemos que estamos creando muchas opciones, pero somos conscientes de que las hemos fallado. Obviamente es normal, cuando se inicia un torneo, con pocos días de trabajo. Uno a veces se precipita un poco antes del arco, antes de definir y por ahí tal vez toma malas decisiones, pero el punto es que se están creando las opciones, que es lo más importante”, indicó el atacante Marco Ureña.

Según él, ese problema no es tan difícil de resolver.

“A mí me gusta sentirme que por lo menos fallé, que me maté, que lo intenté y no irme en el partido sin rematar e irse frustrado para la casa. Contento porque se están creando las opciones, sé que en su momento van a llegar los goles y la revancha está cerca, así que esperemos que el domingo lleguen los goles tan ansiados que siempre buscamos los delanteros”.

Ureña también recordó que en Pérez Zeledón, la Liga tuvo un buen arranque, pero luego llegaron las complicaciones.

“Hasta el primer tiempo el equipo venía con el manejo del partido, con las opciones creadas, así que vamos por ese rumbo. El torneo apenas se está iniciando, es muy prematuro todo. Obviamente no quisiéramos que los partidos como contra Heredia o Saprissa sean tan inicio de temporada, porque todos estamos en la misma sintonía, venimos de vacaciones, apenas tenemos una semana de trabajo, pero así está el formato, hay que jugarlo y ahora a levantarnos”, reseñó.

Y agregó: “Esto apenas empieza y nosotros desde el torneo pasado, desde muy temprano empezamos con el liderato y lo mantuvimos hasta el final, así que así empieza la mentalidad este año. Tenemos la oportunidad contra Heredia, que es un lindo partido, una linda revancha y creo que lo vamos a hacer bien en casa”.

Por su parte, José Miguel Cubero dice: “Nosotros como grupo sabemos la situación que vivimos, es claro que tenemos algunos fallos, como en cualquier otro partido los podemos tener, también los goles que recibimos en algún momento hay desatenciones en el juego normal y nos cuesta caro cuando jugás contra equipos donde tienen claro el sistema de juego que ellos utilizan”.

El '8′ de Alajuelense indica que “no todo es negativo”.

“Nosotros manejamos el partido con la tenencia de la pelota, siempre intentamos, llegamos con bastantes opciones y en algunos momentos no se concretaron lamentablemente y en ese aspecto Pérez Zeledón aprovechó los errores puntuales que tuvimos y pasó factura”, reseñó Cubero.

La Liga recibirá a Herediano el domingo, a las 4 p. m., en el Morera Soto.