Antonio Alfaro. 3 abril
Jonathan Moya ha visto la mayoría de partidos al costado de la gramilla. Cuando ha ingresado, ha cumplido. Fotografía: Rafael Pacheco
Jonathan Moya ha visto la mayoría de partidos al costado de la gramilla. Cuando ha ingresado, ha cumplido. Fotografía: Rafael Pacheco
¿Quién da más? (primera parte)

El interés de la Liga en Jonathan Moya no nació esta semana. Tampoco hace un mes, ni hace dos, ni hace tres. Alajuelense pretendía al atacante morado previo al inicio del campeonato y, enterados en ese momento, en La Nación decidimos no publicarlo. ¿Por qué? Nadie estaba dispuesto a contarlo públicamente. Era un riesgo publicar algo que quizás nunca lograríamos comprobar, si Moya se quedada en Saprissa, como al parecer pretendía el jugador. Tampoco queríamos los animadores de una subasta: la Liga quiere, La Nación publica, Saprissa ofrece, el jugador pide... ¿Quién da más?

El traidor leal I

Se jugaba el clásico nacional en el Morera Soto y Moya ya había llegado a un acuerdo con Alajuelense. Cuando muchos le habrían llamado "traidor" (un término que no debería aplicarse a quien busca nuevas oportunidades de trabajo), el atacante corrió por el pase filtrado, superó en velocidad a Porfirio López y le clavó una estaca a su futuro equipo. El gol, apenas a los cuatro minutos de juego, la entrega, el protagonismo y el penal provocado en el segundo tiempo, que estuvo a punto de darle la victoria al cuadro morado, demostraron su profesionalismo. Entonces se hablaba del interés de la Liga, según lo informado por Canal 7 a inicios de marzo, pero Moya, consultado por la prensa después del clásico, pidió conversar solo del partido. Ya había hablado en la cancha de la lealtad a su actual equipo, Saprissa.

P.d. Ojo a las celebraciones de Moya: muy inteligente, ha evitado meterse con la afición, con la propia y la venidera.

Moya corre hacia el banquillo a festejar con sus compañeros la apertura del marcador en el clásico. Fotografía: Diana Méndez
Moya corre hacia el banquillo a festejar con sus compañeros la apertura del marcador en el clásico. Fotografía: Diana Méndez
¿Quién da más? (segunda parte)

Una vez corroborado por diferentes fuentes que Jonathan Moya había llegado a un acuerdo con la Liga, en La Nación nos atrevimos a publicarlo este lunes en exclusiva. ¿Ofreció más Alajuelense? Aunque desconocemos los montos, al parecer no necesariamente se trata de dinero. Sabemos que Saprissa le lanzó una oferta que mejoraba sus condiciones, pero quizás pesaron en Moya los ocho años con más partidos a préstamo en otros equipos que vestido de morado.

(Video) Los números llevan a Jonathan Moya a LDA

El número 34

El número de camiseta de Moya parece ilustrar su lugar en la fila hasta hace poco. Primero estaban David Ramírez y Jerry Bengtson y hasta el recién llegado Ariel Rodríguez terminó por delante suyo. El repatriado de Asia fue el elegido para los primeros dos partidos después de la lesión de Ramírez y, al parecer, justo en esos días Moya estaba tomando su decisión. Con buen aporte de goles en pocos minutos -uno cada 119 minutos en el último año- no extraña que Moya desee salir de un equipo que contrató otro "9" cuando él ya era el tercero de la fila.

Moya corre a abrazarse con sus compañeros luego del tercer gol morado en el clásico. El atacante mostró su alegría sin meterse con la afición. Fotografía: Diana Méndez
Moya corre a abrazarse con sus compañeros luego del tercer gol morado en el clásico. El atacante mostró su alegría sin meterse con la afición. Fotografía: Diana Méndez
El número 33

Lo que las noticias no dicen es que Moya tampoco será titular en la Liga mientras Róger Rojas y Jonathan McDonald sumen un gol tras otro, si bien nuestro periodista José Pablo Alfaro lo imagina en dúo con el catracho. Tampoco sería estelar en Saprissa si David Ramírez no se hubiera lesionado justo cuando mejor jugaba, si Johan Venegas fuera el que utilizó el Macho Ramírez como delantero en Copa América o si Jerry Bengtson hubiese sido un "9" tan eficiente como en su atual e improvisado puesto por el costado. En la Liga no tiene el puesto garantizado, pero tampoco le tocará usar la camiseta 34. McDonald y Rojas no siempre estarán disponibles ni en el mismo nival. Incluso, no sería de extrañar si la Liga recibe ofertas por alguno.

Si Jonathan McDonald y Róger Rojas siguen en la Liga con su actual rendimiento, Moya tendrá que acudir a lo que sabe hacer: esperar oportunidad. Fotografía: Rafael Pacheco
Si Jonathan McDonald y Róger Rojas siguen en la Liga con su actual rendimiento, Moya tendrá que acudir a lo que sabe hacer: esperar oportunidad. Fotografía: Rafael Pacheco
El traidor leal II

Irónicamente, cuando llegó su hora (los cuatro juegos seguidos de titular que suma en este momento) la decisión estaba tomada. ¿Le faltó paciencia a Moya o Saprissa se distrajo contratando y alineando a “mundialistas”? Quizás las dos cosas. Saprissa no puede declararse sorprendido, con previo aviso del presidente manudo Fernando Ocampo. Llegado el momento de la decisión, el propio Moya le comunicó al club sobre su partida, en una circunstancia en la que otros jugadores prefieren negarlo, negarlo y negarlo. Recuerdo por ejemplo, la partida de José Guillermo Ortiz de la Liga hacia Herediano. Lo negó hasta el último día. Moya, en tanto, en muestra de honestidad y profesionalimos, se confesó fuera de la cancha y se entregó dentro de ella. Con un "traidor" así, yo que Saprissa le seguiría sacando provecho por lo que resta de torneo.

P.d. En un Saprissa de notables berrinches entre jugadores, a Moya nunca se le ha visto renegar: otra forma de mostrar lealtad.