Fútbol Nacional

Juntabolas de Cartaginés, el héroe desconocido en la final que por poco se queda afuera del Fello Meza

Juega en la U-17 de los brumosos y fue quien dio el pase inicial para que Jeikel Venegas marcara el gol de la victoria de los blanquiazules. Justo el día de su cumpleaños 16 lo celebró a lo grande,

El destino lo puso en el lugar y la hora precisa, aunque por poco se pierde de la anécdota más épica de su corta vida, al llegar un poco tarde por su cumpleaños. Eso sí, hay que reconocerle su viveza y su inteligencia, y si el Cartaginés acaba con los 82 años de sequía y se corona campeón, no hay duda que en la placa de los héroes debe estar el nombre de Andrés Castaneda.

De seguro usted no entiende el por qué de esta afirmación y menos le suena el nombre, pero hablamos de uno de los principales protagonistas, sin el que la historia sería distinta, en el gol del gane de los brumosos ante Alajuelense, en la ida de la gran final. Castaneda, forma parte de la U-17 de los blanquiazules y aunque no integra el plantel de la Primera División fue el juntabolas que en una fracción de segundos le entregó la pelota a Byron Bonilla y justo ahí, inició toda la acción del tanto que provocó el delirio en el Fello Meza.

El joven vecino de Tejar aún no se explica bien lo que sucedió, considera que fue más un instinto y esa lectura que tiene al ser futbolista y desempeñarse como defensa central y lateral derecho. También acepta que tuvo un poco de suerte, que atribuye al día de su cumpleaños en coincidencia con la final.

La pelota había salido por la banda a varios metros de dónde él estaba, pero su viveza, al darle pronto otro balón al primer jugador brumoso que se acercó, propició que se reanudaran las acciones sin tiempo de reacción para el árbitro y mucho menos para la zaga de Alajuelense.

“Todo pasó muy rápido, pero a lo que me acuerdo fue que salió la bola casi por la esquina y no me acuerdo a quién se la di, creo que fue a Byron Bonilla o a Michael Barrantes, pero terminó en gol. Como jugador de Cartaginés, uno siempre debe estar metido en lo que pasa, entonces apenas vi que la bola iba a salir tenía la otra en la mano para dársela rápido, porque también sabía que la Liga estaba mal parada y había que aprovechar eso, sumado a que quedaba muy poco tiempo. La verdad, me siento parte del gol”, comentó a La Nación.

Aún emocionado y hasta incrédulo de lo que ocurrió añadió que: “Como soy jugador de la U-17 de Cartaginés uno ya sabe leer lo que pasa, si un equipo está mal parado o lo que puede suceder, entonces uno está más atento en los partidos. Siempre nos recalcan antes de empezar los partidos que estemos pendientes de todo y como faltaba tan poco tiempo, la di rápido... Estoy empezando a entender que esa acción mía puede ser parte de la historia y ser recordada como parte de un título, si es que lo logramos. Pero al inicio yo solo pensaba en ir a celebrar”.

Si no tiene clara la jugada, se la repasamos muy rápido: la esférica salió cerca del tiro de esquina, Castaneda salió de la nada y se la entregó a Bonilla a una velocidad increíble y el nicaragüense cobró de inmediato para Ronaldo Araya, quien centró para Marcel Hernández; el cubano la peinó y Jeikel Venegas controló y se giró para rematar y que la redonda ingresara tras golpear el horizontal.

Una de las grandes preguntas que surgen es qué hizo Castaneda tras el tanto en el último suspiro del conjunto de la Vieja Metrópoli.

“Cuando anotamos lo primero que hice fue celebrar con mi compañero de la U-17, Leo, y después agarré la camisa de Jeikel Venegas y me metí a celebrar con todos los jugadores en el molote. En el momento, pues la verdad no caí en cuenta de que había ayudado mucho para el gol, pero después del partido me empezaron a llegar mensajes y notificaciones y ahí caí en que fui parte del gol y la gente me lo reconoce. En el club no me dijeron nada, porque creo que por la euforia ni me han reconocido, pero ahora viendo todo lo que han subido y lo que escriben, seguro algo me van a decir”, narró el joven.

Lo más increíble de todo es que este canterano del Cartaginés casi se queda sin entrar al estadio y estuvo a nada de perderse el partido y una acción que lo puede inmortalizar.

“Me siento muy orgulloso y será un día muy especial para mí, que nunca se me olvidará. Como estaba cumpliendo años este domingo 3 de julio, en mi familia dicen que lo que pasó fue suerte por mi cumple (16 años). He sido de los más regulares en ir como juntabolas, no me perdí ningún partido de la fase regular y el profesor me dijo en esta vez para las finales. Eso sí, llegué un poco tarde y por poco no me dejan entrar al partido como juntabolas, pero pelié para lograrlo”, destacó.

Además, dijo: “Tengo tres años de ser parte de las ligas menores de Cartaginés y soy aficionado de toda mi vida del equipo, porque vivo en Tejar y siempre he seguido al equipo... Apenas terminó el partido llamé a mi papá para que fuéramos a celebrar a las Ruinas de Cartago y ahí me empezaron a llegar mensajes. Algunos me dicen que si quedamos campeones algo me deben hacer. La verdad que es muy bonito todo”.

Cristian Brenes

Cristian Brenes

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Bachiller en Periodismo en la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre el Cartaginés.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.