Fanny Tayver Marín. 27 julio
José Miguel Cubero ahora tiene contrato con los manudos hasta diciembre de 2020. Fotografía: Mayela López
José Miguel Cubero ahora tiene contrato con los manudos hasta diciembre de 2020. Fotografía: Mayela López

La química instantánea de José Miguel Cubero con el liguismo provocó que el hombre que juega como central y como contención llegara a Alajuelense para quedarse.

Su préstamo vence en diciembre, pero no hubo necesidad de esperar mucho. Desde hacía tiempo la renovación del jugador ya estaba negociada y lo único que faltaba era esperar a que llegara el día en que se podía proceder con las firmas.

Alajuelense lo renovó por dos años, es decir, ahora tiene contrato hasta diciembre de 2020 y con eso, él ya es 100% propiedad de la Liga.

La noticia no es ninguna novedad, pues el propio futbolista había dicho hace meses que a él sí le gustaría continuar en un equipo donde se siente muy cómodo, tanto en el camerino, como con la afición.

“No solo nos va a acompañar este año, sino que de aquí hasta el 2020 va a ser parte de la familia rojinegra, como lo es ya y la verdad es que muy contentos por ese liderazgo y ese compromiso que ha mostrado con la institución”, mencionó el presidente de la Liga, Fernando Ocampo.

Por su parte, Cubero está entusiasmado porque tiene su futuro claro, al saber que ahora le restan cinco torneos cortos con los manudos.

“Estoy muy contento, ilusionado y tomo la decisión porque durante estos seis meses que estuve en el club me siento cómodo, me siento tranquilo y me recibieron de muy buena forma, tanto mis compañeros, como el cuerpo técnico, los directivos también y lo más importante, la afición, la forma como me han tratado”, apuntó Cubero.

A él nunca se le olvidará ese primer día que jugó con los manudos, pues le tocó entrar al campo debido a una emergencia, cuando se lesionó el panameño Roberto Chen cuando apenas transcurría el minuto 2 de un partido contra Limón en el Morera Soto.

Ese día, la afición rojinegra le aplaudió y lo ovacionó. Ahí sintió que no se había equivocado cuando decidió regresar de España para reforzar a Alajuelense.

“Ahora nada más tenemos que trabajar para lograr los campeonatos. Todos los que estamos acá sabemos que hay presión. Yo la tomo del lado positivo para tratar de mejorar día con día y entonces no tenía mucho que pensar, estoy contento acá y firmé”, relató Cubero.

“A los aficionados de la Liga los respeto muchísimo. Se ganaron mis respetos. Todo el estadio me apoyó en ese día que no era fácil y me dieron confianza, porque no es fácil llegar a una institución grande”.

A partir de ahí, el cariño creció de ambos lados, porque Cubero se convirtió en uno de los mejores fichajes de los manudos en los últimos años. Los erizos acertaron con él y con los hondureños Róger Rojas, Alex López y Luis Garrido.

“Cuando uno trata de hacer las cosas bien honradamente, las cosas se le darán, esto es de siempre, desde los años que no tenía regularidad. Cuando estuve en Heredia y no jugaba mucho siempre me preparé al máximo. Hay que ser honrado en el trabajo y en el momento que toque aprovecharlo, porque muchos quieren jugar”.

Debido a la lesión que sufrió cuando el equipo se marchó una semana a Jacó, el volante y defensor aún no está listo para jugar y este sábado no estará en la convocatoria para el partido contra Pérez Zeledón, según anunció horas antes Luis Diego Arnáez.

La razón es que él aún no se ha integrado a las prácticas normales con el resto de los jugadores.

Cubero se toma las cosas con calma y sabe que cada vez está más cerca de volver e insiste en que fue un acierto salir del Viejo Continente para unirse a la Liga.

“A veces es como todo en la vida, no solo en fútbol, hay que pedirle ayuda a Dios para la decisión. Yo estaba en España y tenía contrato. Me podía quedar ahí, estaba muy tranquilo. Las cosas se dieron y estoy muy contento con el trato en el camerino, la afición, los directivos, los compañeros que me han apoyado”.

Después de su triunfo por 1-4 en Grecia ante el equipo de Wálter Centeno, la Liga recibirá este sábado a Pérez Zeledón, a partir de las 7:35 p. m., en el Morera Soto.