José Pablo Alfaro Rojas. 14 febrero

De Jean Carlo Agüero se conoce poco. El muchacho de perfil bajo que hoy es líder de la zaga de Grecia se formó en la Liga, sufrió con las lesiones y casi nunca jugó en su puesto natural. Abandonó Alajuela después de pasar más en la contención que en el centro de la retaguardia.

Wálter Centeno lo dirigió en su primera campaña en la Liga de Ascenso y desde hace rato quería traerlo de vuelta al club. Al inicio de esta temporada se abrió la opción y Agüero prácticamente no sale del once, porta el gafete de capitán y es el encargado de girar órdenes en la defensa.

Jean Carlo Agüero cubre la pelota, mientras lo presiona Dylan Flores. Fotografía: Mayela López.
Jean Carlo Agüero cubre la pelota, mientras lo presiona Dylan Flores. Fotografía: Mayela López.

Paté afirma que el futbolista formado en las divisiones inferiores manudas tiene perfil para militar en un equipo grande, aún cuando ya estuvo en uno durante casi toda su vida.

Lejos de la función que se le impuso en la Liga en su última etapa, el estratega griego insiste en que Agüero es central, y su falta de regularidad en esta posición terminó por afectar su consolidación.

"Agüero tiene la capacidad de que cuando tiene que marcar lo hace y cuando tiene que jugar sabe hacerlo. Me parece un muy buen central. Yo creo que es un jugador con perfil de equipo grande”, aseguró Centeno, sobre el futbolista que no sale del campo.

Acumula nueve partidos como titular y es la figura más regular de los griegos.

"¿Por qué la Liga decidió llevarse a Agüero después de un buen torneo de Grecia en Segunda? Lo hicieron porque jugaba bien como central. Lastimosamente luego lo pusieron de contención y él es central”, afirmó Centeno.

El pasado. En la temporada anterior sus circunstancias eran muy distintas. Jugó a ratos como recuperador en medio de la crisis rojinegra y al final de campaña decidió abandonar el equipo, a sus 24 años.

En un comunicado oficial, la Liga explicó que el jugador terminó su contrato y no aceptó la oferta rojinegra de renovar. En Grecia, su pueblo natal, conseguiría el ritmo de competencia que probablemente hoy le faltaría de haber aceptado la opción eriza.

Óscar Valverde, miembro de la comisión técnica de Alajuelense, explicó el por qué de la decisión del futbolista, que al final pesó en la determinación de que Jake Beckford continuara en el club rojinegro.

Jean Carlo Agüero cerró su etapa con los manudos jugando como volante recuperador. En la imagen presiona a Ricardo Blanco. Fotografía: Mayela López.
Jean Carlo Agüero cerró su etapa con los manudos jugando como volante recuperador. En la imagen presiona a Ricardo Blanco. Fotografía: Mayela López.

“La salida de Agüero es más que todo por un tema económico, porque lo que él quería ganar se nos iba muy arriba en el presupuesto; pero también es por el tema de que por la cantidad de contenciones que tenemos, habíamos definido que Jake Beckford era quien iba a préstamo, pero no se le encontró equipo”, afirmó Valverde a La Nación.

Aún en la recta final de su travesía en la Liga, nunca se barajó la opción de que Agüero pudiera cumplir un rol protagónico en el centro de la retaguardia.

Irónicamente, hoy sería una pieza útil ante las recientes ausencias. De última hora, la Liga tuvo que contratar a Porfirio López, después de las lesiones de Roberto Chen y Esteban Marín.

Al mismo tiempo, el fichaje de López los obligó a ceder a préstamo a Alfaro, hoy en ‘PZ’.

Las cartas en la zona central del león son escasas y Paté considera que tiene en su planilla un futbolista que podría ser titular en un club grande.

“Cuando un futbolista se va a otro equipo y prevalece el hacer bloque, el jugar a la segura, entonces se limita su potencial. No digo que la idea de Alajuelense es mala, pero la idea de Grecia es jugar bien y el que no tiene buen pie o no es inteligente no juega”, concluyó Centeno.