Fiorella Masís. 20 octubre, 2020

Desde inicios de 2019, cuando Wálter Centeno asumió la dirección del Saprissa, se habla de uno de sus mayores dolores de cabeza: la defensa.

Johan Venegas (7) celebra con Daniel Colindres el gol del triunfo morado ante Jicaral. Foto: Rafael Pacheco
Johan Venegas (7) celebra con Daniel Colindres el gol del triunfo morado ante Jicaral. Foto: Rafael Pacheco

Encontrar los jugadores idóneos para su idea ha significado todo un desafío. Muchas veces echó mano de futbolistas acostumbrados a cumplir otras funciones, pero la necesidad los obligó a desempeñarse en la zaga.

Por momentos encontraba paz, pero de una u otra forma, las críticas permanecían. Por eso la ‘S’ quiso dejar atrás ese mal y de forma contundente apostó a jugadores solicitados por el Paté para este Apertura 2020.

Johnny Acosta y Esteban Espíndola se unieron al cuadro morado y, podría decirse, recibieron el beneplácito de la afición. No han sido titulares indiscutibles y Saprissa todavía no termina de verse completamente sólido en esta zona, pero ahora es otra la dificultad que más lo aqueja.

En defensa hay variantes, pero en ataque no. En este momento es ahí donde están sufriendo los morados, para muestra el último partido ante San Carlos.

Horacio Esquivel, quien fuera entrenador de Limón y en algún momento rival del Paté, ve un problema de coordinación previo al certamen.

“No sé si de técnico, gerente... porque quitaron muchos jugadores y los que trajeron a un torneo tan corto, usted los necesitaba al 100%”, comenta.

Es decir, si nos enfocamos en nombres, contrataron hombres de peso como Daniel Colindres y Jimmy Marín, pero ambos requerían tiempo para encontrar su mejor forma.

“No hay tiempo para componer. A Saprissa le falta profundidad, es evidente en el funcionamiento ofensivo, y sin un ‘9’ es muy predecible”, explica el estratega.

El torneo anterior su goleador no fue un ‘9’, Christian Bolaños asumió ese papel jugando por fuera, y también estaban las opciones de Manfred Ugalde o Ariel Rodríguez.

Así sucedió también en el Apertura 2019, con Rubilio Castillo o Jairo Arrieta, y en el Clausura de ese mismo año, cuando aparecían como opciones el hondureño, Johan Venegas, Manfred y David Ramírez.

Los de Tibás lograron formar un jugador para asumir esa posición, pero el crecimiento de Ugalde le permitió irse muy rápido al exterior.

“Cuando usted hace eso (vender un jugador), tiene que tener una segunda opción. Confiaron en lo que el técnico dijo que tenía para salir adelante”, agregó Esquivel.

Siendo así, sin posibilidad de fichar y con la urgencia de ganar, ¿cómo solucionar este problema?

Esquivel cree que la mejor solución sería el despertar de Frank Zamora en la próxima fechas, pues fue contratado para suplir esa necesidad. Además, como fiel creyente de las jóvenes promesas, apunta a buscar en las ligas menores.

“Dan un rato a los jóvenes y no los ponen más, parece que no tienen confianza en ellos. Saprissa tiene que tener otro 9 en alto rendimiento, sino lo tiene ese es otro problema”.

En la primera jornada Paté le dio oportunidad a Jostin Tellería, quien le respondió con anotación tras diez minutos en cancha. Sin embargo, después solo lo utilizó dos minutos ante San Carlos y ocho más contra Cartaginés.

Hasta ahora no se vislumbra quién podrá asumir la cuota goleadora de Christian Bolaños. Acudir de nuevo a Venegas como delantero parece la solución más cercana, con la buena noticia de que Jimmy Marín estaría de vuelta ante Santos, el próximo miércoles 28 de octubre.