Fútbol Nacional

En Saprissa los jugadores saben quién tiene la culpa

Monstruo ocupa el noveno lugar en el Clausura 2022 y pese a cambio de técnico sigue sin levantar cabeza. Futbolistas son autocríticos

De seguro a la afición de Saprissa no le son suficientes las disculpas; el momento del club es crítico y el enojo se palpa fácilmente en los seguidores que acompañan a los morados a los estadios, como sucedió en el Fello Meza (derrota 3 a 1). Sin embargo, al menos los futbolistas no recurren a las típicas excusas y dejan de lado frases trilladas como: “hay que trabajar más”, “necesitamos tiempo” o “nos afecta el desempeño de los árbitros o el planteamiento del rival”.

En el plantel son muy claros y toman el rol de culpables que les corresponde. Realmente no tienen forma de eludir el peso que les cae, en un momento en el que no solo están en el fondo de la tabla, sino que también ya se cambió de técnico. Por algo el Monstruo es noveno y apenas tiene 16 puntos en 14 presentaciones.

“Los jugadores asumimos la responsabilidad total, incluso, antes de que se cambiara al entrenador asumimos lo que nos toca. Para los que lo ven de afuera, lo habitual es que el entrenador es el primer señalado, pero nosotros somos lo que saltamos a la cancha, hacemos o dejamos de hacer cosas y por lo mismo somos los responsables de que Saprissa esté en esta posición. Ahora que se cambió el entrenador la responsabilidad es mucho mayor de nosotros los futbolistas”, señaló Francisco Rodríguez.

Ulises Segura añadió que: “Sabemos que en Saprissa siempre hay presión, si se juega bien somos los mejores y cuando se pierde somos los peores. Debemos tener cabeza fría, ser conscientes del momento en el que estamos y nadie se quita la responsabilidad, porque nosotros los jugadores somos los que salimos a la cancha y no nos ha alcanzado. Estoy seguro que salimos a dar el máximo esfuerzo, pero no se ve reflejado y no nos salen las cosas. Igual, en nosotros no está el bajar la cabeza o darnos por vencidos, acá vamos a luchar hasta donde se pueda”.

En el estreno de Jeaustin Campos en el banquillo (relevó de Iñaki Alonso) los tibaseños tenían la oportunidad de darse un respiro, pero ni el pegar primero fue suficiente y terminaron con una derrota 3 a 1 que los condena y hasta hace duda que puedan clasificar.

El Monstruo está a seis unidades del cuarto lugar (Sporting, con 22) y a nivel futbolístico hay pocas respuestas en un equipo que apenas marcó 16 tantos en 14 duelos y recibió 22. Lo más complejo no es solo la falta de tiempo para trabajar que tendrá Campos, sino que anímicamente el club está en un abismo y el haber sumado solo un punto de los últimos 12 pone a dudar a todos.

“Luego del parón del torneo nos dijimos que si ganábamos nos metíamos en la lucha por clasificar, pero pasan los partidos y más bien nos estamos alejando y nos ha costado el juego, el volumen, la personalidad para tener la pelota y en casa también ha sido difícil para nosotros”, concluyó Rodríguez.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.