Steven Oviedo. 22 agosto, 2015
En 2010 Orlando de León se mostró dolido tras perder la final ante Alajuelense.
En 2010 Orlando de León se mostró dolido tras perder la final ante Alajuelense.

Redacción

Minuto 88 con 35 segundos, el estadio Alejando Morera Soto en silencio, cobro de saque de banda en las manos de Diego Madrigal, recupera la pelota Liga Deportiva Alajuelense, Luis Miguel Valle quita dos marcas, abre para Argenis Fernández, quien centra y encuentra solo en el área a Pablo Gabas, este detiene la pelota y fusila a Leonel Moreira, la final del torneo de Invierno 2010 se empató, el resto es historia.

Este fue el momento que más marcó la carrera de Orlando de León al frente del equipo de sus amores,el Club Sport Herediano, aquel 19 de diciembre de 2010 vio como a menos de dos minutos para el final se desvanecían sus opciones de ser campeón con el conjunto del que se enamoró perdidamente.

Al minuto 45 de ese mismo juego don Orlando vivió seguramente uno de los mejores momentos de su vida, cuando Víctor Núñez adelantaba a los florenses y lo acercaba a su ansiado título, el cual no se lograba en las tiendas rojiamarillas desde hacía 17 años en dicha oportunidad.

El estratega siempre sostuvo que hubo mano de Pablo Gabas y que la acción no debió de contar, pero al final el gol fue validado por Henry Bejarano y su equipo cayó en la tanda de penales, un golpe que le dolió los cinco años más que estuvo con vida y siempre lo recordaba de manera muy nostálgica.

Un torneo donde el 13 de septiembre de ese año fue despedido y recontratado al día siguiente por el clamor de una afición que lo llevará por siempre en su corazón, no por los títulos que le dio, si no por el amor que demostró tener a la institución.

"El Herediano siempre para mí ha sido como mi casa, siempre lo he querido muchísimo. Yo soñaba este año con ser campeón y estaba convencido de que lo iba a lograr. Esto no es una situación deportiva, para mí es una situación afectiva, es una situación sentimental, no es de plata. El Herediano para mí es un sentimiento", dijo Orlando de León luego de ser despedido del Team florense en 2010.

En ese momento, era de conocimiento popular que Mario Sotela, ex administrador del equipo, quería colocar como entrenador al argentino Alejandro Giuntini, quien asumió el equipo al año siguiente.

El equipo de De León tenía grandes figuras en todas las líneas, un joven Leonel Moreira bajo los tres palos, Robert Arias y Cristian Montero eran los baluartes en la defensa.

Tenía un medio campo de lujo con José Miguel Cubero, José Carlos Cancela y Esteban Ramírez, sumado a una delantera temible con Froylan Ledezma y el goleador histórico del fútbol nacional, Víctor "Mambo" Núñez.

En esa oportunidad finalizó en la segunda posición del grupo B, consiguió 29 puntos en 16 partidos, con lo que obtuvo su pase a los cuartos de final.

En dicha instancia venció al Asociación Deportiva San Carlos con global de 4 a 2, en las semifinales la ventaja deportiva y un agónico gol de Froylan Ledezma le dio el pase a la final, eliminando al Santos de Guápiles.

Para él siempre fue su tarea pendiente, pero los seguidores del Herediano lo verán siempre como un campeón.