Daniel Jiménez, Fiorella Masís. 5 enero, 2017
Luis Fernando Vargas, presidente de Cartaginés (izquierda), presentó a Diego Calvo, ayer, como su nuevo refuerzo. | CORTESÍA DE CARTAGINÉS
Luis Fernando Vargas, presidente de Cartaginés (izquierda), presentó a Diego Calvo, ayer, como su nuevo refuerzo. | CORTESÍA DE CARTAGINÉS

El delantero Diego Calvo quedó fuera de Cartaginés, club al que llegó el 7 de diciembre como refuerzo para el Torneo de Verano 2017.

El club brumoso hizo oficial la salida este jueves, pero no dio las razones.

"Por una cuestión de confidencialidad en el contrato no podemos decir por qué. No hay ningún perjuicio para el equipo", comentó Federico Castillo, vicepresidente del equipo.

Joseph Ramírez, gerente blanquiazul, agregó que las claúsulas del ligamen les impide hablar más.

"Eso es con todos los futbolistas (las claúsulas), no me puedo referir al tema", comentó Ramírez.

Eso sí, Castillo reconoció que en la directiva tenían altas expectativas sobre el jugador y no las cumplió.

"Nos deja la sensación de que esperábamos más de él, esperábamos que retomara el nivel y que nos apoyáramos bastante y no se dio. Le deseamos muchos éxitos", añadió.

La Nación le consultó al club si la salida tiene que ver con ausencias del atacante en las prácticas, pero en la Vieja Metrópoli aseguraron que eso no lo pueden confirmar.

"No puedo confirmar eso, entiendo que la mayoría de la prensa y la afición va a asumir eso, pero nosotros no lo podríamos confirmar", señaló Castillo.

En el seno brumoso prefirieron cortar la relación de una vez antes de que se iniciara el certamen.

"La decisión se toma de una vez para evitar problemas y planificar bien el torneo y no con jugadores que no sabemos si van a ser tomados en cuenta o no", agregó.

En diciembre anterior, cuando Calvo fue presentado con el Cartaginés, afirmó que no hacía caso a las críticas por el bajo nivel que había mostrado en sus otros equipos.

"Lo que diga la gente me tiene sin cuidado, no vivo por la gente, vivo por mi familia, por el día a día. Estoy tranquilo, pueden decir lo que quieran porque no me va a hacer ni más ni menos", aseguró el futbolista en ese momento.

Calvo buscaba una consolidación luego de no despuntar en Alajuelense y Saprissa.

El jugador salió del conjunto manudo tras el torneo de Invierno 2015 y para el siguiente certamen fue contratado por los morados durante un periodo de dos años; sin embargo, en setiembre del 2016 fue cedido a Pérez Zeledón.

Finalmente, se desligó de los tibaseños y llegó libre a la Vieja Metrópoli.

También tuvo su paso por el fútbol exterior, entre marzo de 2013 y enero de 2015, cuando fue ficha del Valerenga de Noruega y estuvo a préstamo en el Gotemburgo de Suecia.