Fútbol Nacional

Fiesta sin fin: Cartago no duerme en una madrugada sin fin

Sin importar la hora o que este viernes es un día laboral, miles de fanáticos brumosos se lanzaron a las calles a festejar el pase a la final ante Alajuelense.

La Vieja Metrópoli no duerme en una fiesta que parece interminable. Es más, no es de extrañarse si los festejos y la locura siguen durante todo el fin de semana. El delirio es total en Cartago y bien merecido se lo tienen los aficionados del Cartaginés, quienes tienen un hambre voraz por un campeonato.

La algarabía por el triunfo ante Herediano, en las semifinales del Torneo de Clausura, se quedó corta en comparación con la fiesta de esta madrugada, cuando jóvenes, mujeres, niños, ancianos, hombres de todas las edades se olvidaron de ir a dormir y llenaron en multitud el parque de la ciudad.

Unos sonaban las ollas de la casa, un par de sartenes servían como platillos, otros agitaban banderas, algunos no daban tregua con los pitos de los carros y no faltaron quienes desempolvaron “el muñeco”, tomándose con humor aquellas leyendas de maldiciones que las nuevas generaciones ven tan solo como algo pintoresco.

“Desde la final con Herediano (2013) me inventé hacer un muñeco, lo vestimos y lo llevo a los partidos. Es un muñeco de la buena suerte, sale a disfrutar y de fiesta, no es un muñeco como el que suele decir la gente. Voy a estar en el partido de la final, aunque tengo que ver si logro comprar la entrada, porque estoy seguro que va a estar muy lleno”, recalcó Oscar Quirós, quien llevó un muñeco muy parecido a Chucky, el de la famosa película de terror.

No existe la más mínima duda de que el duelo de ida de la gran final en el Fello Meza tendrá un llenazo espectacular y también se puede asegurar que conseguir una entrada será casi un privilegio. El estadio se quedará corto para recibir a una fanaticada que nueve años después se ahora sí siente que tiene lo necesario para ir por la copa.

En esta oportunidad los propios brumosos afirman que limitarán al mínimo el espacio que le darán a los rojinegros en el Fello. La consigna es que la fiesta de las calles de la Vieja Metrópoli se traslade al reducto y sea el motor para que este grupo de futbolistas que generó tal delirio, den el paso tan esperado por los suyos.

Casi a la 1 a. m., la afición se negaba a dejar las calles, a la espera de sus héroes, el autobús que traía de regreso al equipo desde Alajuela. Cuando al fin aparecieron, el parque seguía repleto y no había señales de que la fiesta llegaría a su fin.

Cristian Brenes

Cristian Brenes

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Bachiller en Periodismo en la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre el Cartaginés.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.