Fanny Tayver Marín. 19 julio
Pablo Antonio Gabas le firma la camiseta a Arturo León. El capitán de la Liga tendrá su juego de despedida el 25 de julio. Fotografía: Mayela López
Pablo Antonio Gabas le firma la camiseta a Arturo León. El capitán de la Liga tendrá su juego de despedida el 25 de julio. Fotografía: Mayela López

Pablo Gabas anda tan en carreras que no ha tenido tiempo de sentir nostalgia, pero está convencido de que el miércoles 25 de julio de 2018 será un día que atesorará por siempre.

Él mismo se ha encargado de organizar, junto a su esposa Dayana Guillén y algunos amigos cercanos, todas las actividades de ese día, porque el espectáculo no solo implica su juego de despedida, sino que quiere una fiesta para que la gente comparta con él.

Aunque la pelota rodará a las 11 a. m., citando en la gramilla híbrida al primer equipo de Alajuelense y a los amigos de Gabas, desde varias horas antes se abrirán las puertas del Morera Soto.

Ese día habrá conciertos, shows de humor, bailes típicos, venta de comidas y rifas a cargo de varios patrocinadores para que los aficionados que acudan a la cita participen y la pasen bien.

Una de sus satisfacciones fue cuando Froylán Ledezma aceptó su propuesta de jugar en su partido de despedida, así como cuando Jerry Palacios y Marcelo Sarvas vendrán desde Honduras y de Estados Unidos respectivamente para tocar el balón con él, como lo hicieron tantas veces.

No pueden faltar otras figuras emblemáticas de Alajuelense, como Wílmer López, Mauricio Montero, Pablo Izaguirre y Luis Marín.

Como uno de los fines del fútbol es unir, al juego acudirán figuras que pasaron por otros clubes, como Alonso Solís, Pablo Salazar, Yendrick Ruiz, Claudio Ciccia y Rolando Fonseca, quienes también han sido testigos de la trayectoria y el legado del capitán de la Liga al fútbol nacional.

“También vendrán Alejandro Alpízar y (Carlos) el Zorro Hernández ya sabe que tiene que venir a tirar un par de trallazos como él sabe”, mencionó Gabas.

Pero para él, también será de vital importancia ver a la gente en las gradas.

“Mi cariño con la afición liguista empezó desde el primer momento”, afirmó el hombre que prefirió no jugar más antes de ponerse el uniforme de otro equipo en el fútbol nacional.

Según el volante, eso refleja mucho la identidad y el sentido de pertenencia que se llega a tener con el club que él cataloga como “un amor eterno”.

“Hubo grandes momentos, hice varios goles, la consecución de la Concacaf 2004 fue inolvidable y yo jugué ese partido, me puedo jactar de eso, con goleada contra el archirrival, a Saprissa, con un equipo de ensueño, para mí el equipo más completo. En la mitad de cancha estábamos (Luis Diego) Arnáez, (Steven) Bryce, el Pato (Wílmer López) y yo. Y arriba Bryan Ruiz y Alejandro Alpízar. Si faltaba alguno entraba Rolando Fonseca”, recordó.

Durante todos sus años en la Liga, a Gabas lo llena recordar que siempre dio la cara, no solo en las buenas, sino que también lo hacía cuando a nadie le gusta hablar, cuando hay problemas.

“Si ganábamos bien y si perdíamos nunca le dije que no a ningún periodista. Hemos pasado momentos difíciles como los pasan todos, pero siempre hemos acompañado, hemos sido fieles a los colores, a las leyendas, a los ídolos, a la institución y el liguista ha defendido su identidad ante todo y creo que eso nos refleja”.

El capitán cuenta los días para el 25 de julio, para el día en el que jugará por última vez y que quedará plasmado como su partido de despedida.

Pero él no se va ni del fútbol, ni de Alajuelense.

Gabas anunció su retiro el 22 de mayo y pocos días después Repretel lo fichó primero para el programa Conexión Fútbol. A la vez, eso le abrió las puertas para que sea uno de los comentaristas de fútbol en las transmisiones de esa televisora.

Pero eso no es todo, porque también asumirá una gran responsabilidad con la Liga.

“Voy a trabajar con Agustín Lleida, que a partir del 1.° de agosto presentará su proyecto, que es muy ambicioso, muy lindo, en el cual quiere que yo sea parte en una rama de su organigrama y estaremos cerca de los jóvenes”, contó.

Y agregó: “La parte que me tocaría es lo que tenga que ver con la parte integral del jugador, que los chicos de la Sub-20, Sub-17, Sub-15 y todos puedan estudiar, que sean personas de valores, íntegras, de principios, que tengan identidad, que sepan dónde están parados porque este club está cargado de glorias, de títulos, de historia y que el jugador que venga y se la ponga, sepa quién se la puso con anterioridad, que sepan quiénes son”.

Gabas asegura que a todos esos cachorros que saldrán del proceso que Lleida inicia para transformar radicalmente las ligas menores de Alajuelense, hay que explicarles cuál es el peso de la historia.

Antes de eso, él invita al liguismo a que sea parte de su fiesta.

“Las entradas han venido caminando, bien, siempre la gente deja todo para lo último como buenos costarricenses. Popular norte y gradería norte ya está acabado, y quedaría popular oeste, gradería este y platea sur y las zonas de los palcos”.

Uno de sus anhelos es que el miércoles, el estadio esté lleno y por eso, los precios son accesibles, pues van desde los ¢3.000 hasta los ¢10.000.

“Para los socios está la posibilidad de que hasta este viernes compren su entrada a un precio especial y se les guarde su espacio, esa silla de socio desde la que siempre ven los partidos. El miércoles, los socios siempre tendrán su precio especial, pero no les podemos garantizar el asiento de siempre”, explicó.

Y al igual que siempre lo hizo como jugador, la responsabilidad social no falta para su partido de despedida.

Gracias al aporte de varias empresas patrocinadoras, por cada entrada que el aficionado compre, él dona otro boleto para que personas que nunca han ido al estadio, porque su situación socioeconómica no se los permite, puedan acompañarlo.

Información útil para el juego de despedida de Pablo Gabas