José Pablo Alfaro Rojas, Agencias y Redacción. 25 junio, 2018

El "abuelo" del Mundial 2018 se hizo inmortal: el mítico arquero egipcio Essam El Hadary fue titular ante Arabia Saudí y se convirtió, a sus 45 años y 161 días, en el jugador de mayor edad en disputar el gran torneo. Sin embargo, no pudo evitar la tercera caída de Egipto.

El Hadary consiguió detener un penal al 41′, después de repeler un remate potente de Fahad Almuwallad. El arquero se lanzó a un costado y logró desviar la redonda, que se estrelló en el palo y salió. Esta jugada le permitió a Egipto mantenerse arriba en el marcador, que ganaba 1 por 0 hasta ese momento.

El portero egipcio detuvo un penal al 44'. Fotografía: AFP.
El portero egipcio detuvo un penal al 44'. Fotografía: AFP.

Sin embargo, unos minutos más tarde, el silbatero señaló otro penal a favor de Arabia Saudí. Aunque se revisó la jugada con el VAR, el central confirmó la pena máxima, que fue resuelta por Salman Alfaraj, quien mandó el balón a las redes.

Este tanto significó el 1 por 1, pues la estrella egipcia, Mohamed Salah, había marcado el primer gol de su selección al 22′, con una vaselina que bañó el arquero y se coló en las redes. Golazo.

En el 95′, cuando el partido parecía terminar en empate, apareció Salem Aldawsari para darle la victoria a Arabia Saudí ante la desazón de los egipcios.

Futbolistas de Arabia Saudí festejan la victoria ante Egipto. Fotografía: AFP
Futbolistas de Arabia Saudí festejan la victoria ante Egipto. Fotografía: AFP

Fue un partido reñido, con ocasiones de gol en ambas porterías. Pese a que las dos selecciones ya estaban eliminadas, ninguna quería irse sin conseguir al menos un punto.

Al final, Arabia Saudí se repone de un estrepitoso debut mundialista, cuando perdió 5 por 0 frente a Rusia. Por el contrario, Egipto se despide de la cita con un enorme sinsabor, pues ni con su estrella Salah en el campo pudo, al menos, lograr un punto.

El récord. Pese a la caída, el portero egipcio se hizo todavía más legendario en esta edición en la que, por fin, pudo disputar el Mundial, después de forjar un palmarés de vértigo con, sobre todo, cuatro Copas de África de Naciones (CAN), en 1998, 2006, 2008 y 2010.

Pero Egipto siempre fallaba en su camino hacia el Mundial, un torneo que no disputaba desde Italia 1990, antes de conseguir su boleto para Rusia.

El récord de longevidad en el Mundial da brillo a una carrera que había caído un poco en el olvido desde el último título africano de Egipto, hace ocho años. La anterior marca la tenía el portero colombiano Faryd Mondragón, quien en Brasil 2014 jugó con 43 años y tres días.

Héctor Cúper fue clave para que El Hadary regresara al equipo nacional.

El 4 de junio de 2016, el técnico argentino decidió ponerle titular, pese a una ausencia con la selección de dos años, en un partido contra Tanzania (2-0), que validó el billete de Egipto para la fase de final de la CAN-2017 de Gabón, donde los faraones llegaron hasta la final.

¿Pero cómo explicar lo logrado por El Hadary a esa edad tan avanzada para un futbolista?

“Cuando regresó al equipo Wadi Degla en 2015, su entrenador le dijo: ‘Te voy a llevar a la cumbre, como si tuvieras 22 años’. Después de ello, bajó ocho kilos en 21 días”, reveló a la AFP Karim Hafez, quien lo trató en selección y en club.