Fútbol Internacional

España tropieza con Polonia y se jugará una final ante Eslovaquia

En un partido que España pudo haber ganado si Gerard Moreno hubiera anotado de penal en el minuto 58, Álvaro Morata abrió el marcador para la selección local, pero Robert Lewandowski equilibró de cabeza

España no pudo pasar del empate 1-1 con Polonia, este sábado en Sevilla, con lo que se jugará su clasificación a octavos de la Eurocopa el miércoles contra Eslovaquia, en la última jornada de la fase de grupos del torneo continental.

En un partido que España pudo haber ganado si Gerard Moreno hubiera anotado de penal en el minuto 58, Álvaro Morata abrió el marcador para la selección local (26), pero Robert Lewandowski equilibró de cabeza (54) en un partido que mantiene a la Roja en la tercera posición del Grupo E, con dos puntos, por detrás del líder Suecia (4 unidades) y de Eslovaquia (3).

Polonia sigue en última posición de la llave con un punto, que le permite seguir soñando con su pase a octavos.

Tanto España, que había empatado 0-0 con Suecia el lunes, como Polonia, que había perdido con Eslovaquia (2-1), llegaban a este encuentro necesitados de victoria para enderezar el rumbo en la Eurocopa.

Los dos equipos pusieron mucha intensidad de entrada en el partido, presionando arriba la salida del rival en busca de recuperar y controlar la pelota.

Superada la sorpresa de la presión alta de Polonia, España empezó a mover el balón de un lado a otro y a empujar hacia atrás a su rival, que buscaba cada vez más sorprender al contragolpe.

La estrella polaca Robert Lewandowski estuvo a punto de sorprender con una larga cabalgada en solitario, pero se cruzó bien Jordi Alba para cortar su oportunidad (19).

La respuesta la dio Álvaro Morata rematando al primer toque en el área pequeña un pase de Gerard Moreno para poner el 1-0 (26), tras revisión del VAR, que corrigió la anulación por fuera de juego inicial.

Morata se resarció con este tanto de días de críticas por la falta de gol de la Roja, a la que le sigue costando un mundo hacer goles, después de volver a tener este sábado varias ocasiones.

El tanto animó a los españoles y obligó a Polonia a lanzarse en busca del empate, que llegaría en la segunda parte tras rozarlo al filo del descanso.

Karol Swiderski mandó un balón al palo y el rechace lo recogió Lewandowski para soltar un tiro que atajó el meta Unai Simón (43).

A la vuelta del descanso, Polonia aumentó su presión, sabedora de que una derrota la dejaba fuera de la Eurocopa.

Su trabajo tuvo premio cuando Lewandowski conectó un cabezazo a centro desde la derecha para poner el 1-1 (54).

La estrella polaca se sacudía de golpe todos los fantasmas tras haber sido también muy criticado, después de su discreto rendimiento en la derrota del lunes ante Eslovaquia.

Lewandowski llevaba el miedo a los aficionados españoles cada vez que lograba arrancar para irse hacia la portería local.

El gol fue un jarro de agua fría para la Roja, que, tras unos momentos de desconcierto, volvió a hacerse con el balón y tuvo su mejor ocasión para adelantarse en un penal sobre Gerard Moreno.

El delantero del Villarreal envió la pena máxima al palo y el rechace lo mandó fuera Morata (58).

Polonia pareció conformarse con el empate, esperando cada vez más atrás a los españoles para intentar salir al contragolpe, mientras la Roja se hizo con el control del juego poniendo asedio a la portería de Wojciech Szczesny.

Morata pudo poner el 2-1 en un disparo cruzado que tocó lo justo con los dedos Szczesny para desviarlo a córner (65).

El delantero español volvería a perder un mano a mano con el meta polaco al intentar rematar a bocajarro un disparo (84).

Con España volcada sobre la portería contraria, el seleccionador español Luis Enrique Martínez relevó a sus tres delanteros para refrescar su línea de ataque, pero la Roja no lograría encontrar el camino del segundo tanto.

Tras dos empates en dos partidos, España se jugará su clasificación a octavos en la última jornada de la fase de grupos frente a Eslovaquia.