Fiorella Masís. 15 agosto

Cuando más necesitaba una defensa sólida, el portero costarricense Keylor Navas sufrió con errores inusuales de sus compañeros en la parte baja del Real Madrid.

El tico recibió cuatro goles y empezó la temporada con una dolorosa derrota de 4-2 ante el Atlético de Madrid en la disputa de la Supercopa de Europa.

Desde la llegada del belga Thibaut Courtois, la titularidad en el equipo blanco es tema de conversación y aunque Navas no incurrió en errores, la caída en Estonia no le ayuda.

El guardameta nacional pudo hacer más en el primer tanto, si se toma en cuenta que el balón entra por su poste, pero Diego Costa envió un trallazo difícil para cualquiera.

Ni siquiera se había jugado un minuto de partido y el delantero rojiblanco le ganó la posesión a Sergio Ramos, Varane no pudo llegarle y el achique de Navas no fue suficiente.

Diego Costa, delantero del Atlético de Madrid, festeja su anotación contra el Real Madrid. Fotografía: AFP
Diego Costa, delantero del Atlético de Madrid, festeja su anotación contra el Real Madrid. Fotografía: AFP

Como era normal, al conjunto blanco le costó acomodarse, pero cuando lo logró, empezó a generar peligro.

La celebración finalmente apareció con Karim Benzema, quien concretó de cabeza tras llegar a un centro del galés Gareth Bale (26').

El partido se volcó hacia los merengues y dos minutos después el contragolpe le dio una opción que desperdició Marco Asensio.

En el segundo tiempo, el panorama parecía más claro. Al Atlético se le olvidó atacar y su oponente se asentaba mejor en el campo, haciéndole recordar fantasmas del pasado.

En un centro, Juanfran estiró el brazo y la pelota le pegó en la mano. Penal y gol de Sergio Ramos en el minuto 62.

Faltaba mucho trecho; sin embargo, no se veía por dónde el Atlético fuera a marcar de nuevo, hasta que la defensa del Madrid se mostró irreconocible.

Marcelo, Ramos, Varane, Carvajal... todos tuvieron yerros que les dieron vida a los rojiblancos hasta alzar la copa.

Karim Benzema acaba de pegarle a la pelota de cabeza para marcar el 1-1 momentáneo en Estonia, en el juego entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid. Fotografía: AFP
Karim Benzema acaba de pegarle a la pelota de cabeza para marcar el 1-1 momentáneo en Estonia, en el juego entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid. Fotografía: AFP

Primero fue Marcelo, quien al intentar salvar un saque de manos en contra, inició el gol colchonero. Juanfran aprovechó el regalo, sirvió a Correa y este centró a Costa, dejando infructuoso el achique de Navas (82′).

El costarricense quedó indefenso, sin mayor posibilidad de actuar que cerrar su primer palo.

Esta vez se estaba escribiendo otra historia. El Atlético volvió al juego cuando ya faltaba poco y obligó a 30 minutos más.

Faltaba mucho más. De forma inexplicable, Ramos pasó la pelota a un Varane presionado por dos rivales y esa acción culminó con un zurdazo de Saúl Ñíguez (97′). Keylor voló para la foto.

La vida después de Zidane y Cristiano se veía oscura y eso lo confirmó la cuarta anotación.

Ahora fue el turno de Dani Carvajal, al perder el balón en salida, que terminó con un remate de Koke (103').

La imagen de los rojiblancos celebrando por encima de su acostumbrado verdugo por fin sucedió. La historia los tenía achicados, con cinco derrotas, dos empates y apenas dos victorias en cotejos de UEFA ante el Madrid.

Hoy la celebración quedó del lado del enérgico Cholo. A Navas le tocó bajar la cabeza y preparar la liga española para defender el arco, de sus rivales y de la competencia interna.

Un equipo acostumbrado a ganarlo todo en los últimos años tendrá mucho por mejorar en el futuro cercano. Y eso incluye fichajes.

Los jugadores del Atlético de Madrid festejan el triunfo ante el Real. Fotografía: AFP
Los jugadores del Atlético de Madrid festejan el triunfo ante el Real. Fotografía: AFP

Alineaciones

Real Madrid: Keylor Navas, Sergio Ramos, Varane, Dani Carvajal, Marcelo, Casemiro (Ceballos, al 75′), Toni Kross, Marco Asensio (Modric, al 56′), Isco (Lucas Vásquez, al 82′), Benzema y Bale.

Atlético de Madrid: Oblak, Diego Godín, Lucas, Savic, Juanfran, Koke, Rodrigo (Vitolo, al 70′), Saúl Ñiguez, Lemar (Thomas, al 90′), Griezmann (Correa, al 56′) y Costa (Giménez, al 107′).

Esta fue la cuarta vez en las últimas cinco ediciones que la final de la Supercopa de la UEFA la jugaron dos equipos españoles. Pero fue la primera final de la Supercopa entre dos equipos madrileños.