Fiorella Masís. 22 junio

El exfutbolista de Liga Deportiva Alajuelense Henry Figueroa fue detenido la mañana de este lunes en Tegucigalpa, Honduras, por incumplir las restricciones de confinamiento impuestas nuevamente en la capital catracha ante el coronavirus.

De acuerdo con un video publicado por el diario El Heraldo, el jugador fue esposado e ingresado en la cajuela de un pick-up de la policía. En ese momento había varios medios de prensa e incluso le consultan al defensor qué sucedió, pero este se mantuvo en silencio.

El Heraldo informó en su página web de que a Figueroa no le correspondía circular, pues su número de identidad no termina en 6, que es el permitido durante este lunes.

“Figueroa no logró justificar la razón de su circulación y también se habría confrontado con los uniformados, lo que lo llevó a su detención”, detalla el diario hondureño.

El país centroamericano volvió a un confinamiento estricto desde este lunes, según anunció el gobierno el domingo. La decisión se tomó por el aumento de casos positivos de covid-19. Con una población de 9,3 millones de personas, Honduras registra oficialmente 12.759 enfermos (4079 en la capital) y 363 muertos, pero las autoridades admiten que es un subregistro porque hacen muy pocas pruebas y los resultados que dan son de hasta 15 días atrás.

Los catrachos solo pueden salir a supermercados, farmacias, bancos o gasolineras, según el último dígito de su cédula. La medida se impuso hasta el próximo fin de semana.

Buscado. Henry Figueroa ha sido buscado en Costa Rica por la Comisión Nacional Antidopaje (Conad-CR), organismo que concluyó la investigación sobre su supuesto dopaje cuando era jugador de la Liga.

Sin embargo, el 12 de junio anterior, el presidente de la Conad-CR, Juan Carlos Baldizón, informó a La Nación de que había sido imposible ubicarlo.

“Nosotros estamos tratando de ubicar al deportista desde hace más de 15 días, llevamos una labor de inteligencia complejísima desde hace varios días, los resultados han sido negativos, no hemos podido ubicarlo, nos dicen que está en un lado, que está en San Pedro Sula, que está en Tegucigalpa, que está en otra ciudad y ha sido imposible”, expresó Baldizón.

Ante las dificultades, solicitaron la colaboración a la Organización Nacional Antidopaje de Honduras y la respuesta fue positiva, pues así lo establece la normativa antidopaje, el Código Antidopaje y las directrices de Agencia Mundial Antidopaje (AMA o WADA).

“Ellos han hecho una labor de inteligencia durísima, pero los resultados son todos negativos. No nos facilitan localización, ubicación, teléfono, correo electrónico, no sabemos en dónde está el deportista, no sabemos si está en Honduras, ni ellos saben dónde ubicarlo. Incluso se ha hablado con algunos representantes legales del deportista, pero nos han dejado a la espera de esa información”, detalló en ese momento.

Al estar concluida la investigación, el siguiente paso es informar al futbolista, y a las partes del procedimiento, que son Federación Nacional de Honduras, la Federación Costarricense de Fútbol, la FIFA y la AMA. Hasta no hablar con el deportista, no pueden avanzar.

En este momento Figueroa es ficha del Maratón de Honduras. El atípico caso de supuesto dopaje se remonta a cuando formaba parte de Alajuelense.

Estando en la sala de control antidopaje, en la fase final del campeonato pasado, recibió una llamada en la que le avisaban que había fallecido su mamá. Puso su celular en altavoz y lo dejaron irse sin someterse al examen de orina. Horas después trascendió que no era su mamá, sino su abuelita la que había muerto.