Roberto García H.. 27 marzo, 2011
 Saborío festeja su anotación en el reluciente Nacional. | ALBERTMARÍN
Saborío festeja su anotación en el reluciente Nacional. | ALBERTMARÍN

Únicamente cuando lo gritó en la cancha y se cubrió el rostro con la roja, el goleador Álvaro Saborío se permitió alguna emoción.

Luego del encuentro, al contestar a la prensa que requirió su criterio en torno al hecho histórico del primer gol en el nuevo Estadio Nacional, el cañonero del Salt Lake optó por la actitud lacónica que se le conoce de sobra.

Saborío recibió un pase bien diseñado por Michael Barrantes. Persiguió el balón largo y le filtró la esfera a la esquina de mano izquierda del guardameta chino.

Así registró el cronómetro del minuto 39 la primera anotación de un costarricense en el nuevo coliseo deportivo.

“Fue anotar y contribuir con el equipo”. Tal fue la respuesta a los reporteros, que nos quedamos con el deseo de escuchar algo más de boca del personaje que puso su rúbrica en la historia.