Foros

Los muros que faltan por caer

Educar en pluralismo y luchar fervientemente por la creación de oportunidades, como mecanismo para erradicar la pobreza, puede sonar a utopía platónica, pero es la única forma de establecer sociedades de convivencia pacífica

El pasado 9 de noviembre se cumplieron 32 años de la caída del Muro de Berlín. El hecho se convirtió en un símbolo de esperanza y unidad para el pueblo alemán. Entre ellos estuvieron Helga y Karsten, una pareja de tíos lejanos míos, que han vivido en Berlín toda su vida. Ellos recuerdan, a sus 87 años, lo que significó la Segunda Guerra Mundial, al final de la cual contaban con escasos 10 u 11 años. Sufrieron los vestigios del nazismo, de un país en ruinas y, por supuesto, llevaron su juventud y varias décadas de adultez en Berlín Occidental, en medio de la división existente entre las dos Alemanias, separadas por las ideologías imperantes en la Guerra Fría.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.