Foros

Foro: No retroceder

La agencia espacial debe y puede ser implementada responsablemente hoy con un pequeño equipo humano

El próximo mes de abril, en Guanacaste, Costa Rica inaugurará el radar espacial más avanzado del planeta, con capacidad para rastrear objetos en órbita de tan solo dos centímetros de diámetro.

El proyecto, iniciado en el 2019, catapulta a nuestro país al frente y al centro de la era espacial, con oportunidades inimaginables para nuestros jóvenes y para las nuevas generaciones en nuevas industrias y destrezas de inmenso valor para nuestra economía.

En pocos días llegaremos a ese cruce y nuestro país debe estar preparado para desempeñar el papel que le corresponde con los instrumentos adecuados. La agencia espacial es uno de ellos. Es necesaria. No debemos retroceder. La ley no debe ser vetada.

Muchos criticaron la creación de la NASA en 1958, cuando Estados Unidos luchaba contra la peor recesión económica de la posguerra, con la tasa de desempleo más alta de la década de los años cincuenta.

Todos sabemos que una década después esa nación logró poner al primer ser humano en la superficie de la luna. Esa extraordinaria hazaña a veces eclipsa lo más significativo de la creación de la NASA: el dividendo tecnológico sin precedentes para el país y el inmenso retorno de la inversión en su economía con un mercado que hoy vele $360.000 millones.

Una crisis no debe desperdiciarse. La agencia espacial debe y puede ser implementada responsablemente hoy con un pequeño equipo humano que opere tanto con agilidad como con propiedad; que pueda tener las credenciales necesarias para participar en las conversaciones de entidades homólogas internacionales para asegurar más inversiones de la industria aeroespacial en Costa Rica y empresas como LeoLabs, que ya hizo una apuesta millonaria en nuestro país.

Costa Rica ya demostró su capacidad para hacer satélites y agregar valor en todos los ámbitos de esa industria. La agencia espacial es necesaria para firmar convenios y abrir puertas, especialmente a nuestra juventud. Ninguna ley es perfecta. Lo más importante es avanzar y, a medida que lo hacemos, modificarla.

Recordemos un caso similar en nuestra historia, en una de nuestras múltiples crisis económicas, que nos dejó la famosa frase de don Pepe «¿Para qué tractores sin violines?».

franklin@adastrarocket.com

El autor es CEO de Ad Astra Rocket Company.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.