Foros

Cómo mejorar el sistema de salud

Existe una brecha que no va a permitir que los pacientes sean atendidos oportunamente

Un sistema ideal de salud es aquel que tiene la capacidad instalada para atender la demanda de la población. Cuando se da lo contrario, el desequilibrio entre la oferta y la demanda da origen a las listas de espera en consulta externa, diagnósticos, cirugías y hospitalización.

Como resultado de una demanda creciente y una capacidad instalada insuficiente, existe una brecha que no va a permitir que los pacientes sean atendidos oportunamente.

Son muchos los factores que inciden en el aumento de la demanda: incremento de la población, envejecimiento de la población, cambios en el perfil epidemiológico, más población inmigrante, incremento en los accidentes de tránsito y agudización de la violencia.

Carencias. Para atender esta demanda creciente no contamos con infraestructura suficiente y un porcentaje importante de la existente se encuentra en malas condiciones. Tampoco tenemos equipo suficiente o muchos de estos ya cumplieron su vida útil.

Por otra parte, falta recurso humano y una planificación adecuada en la formación de médicos especialistas y técnicos de salud. Los presupuestos son insuficientes, no acordes con la demanda creciente.

Necesitamos un primer nivel de atención resolutivo y programas adecuados en la prevención y promoción de la salud.

Estos son algunos de los principales problemas que inciden en una oferta insuficiente, lo que está aumentando las listas de espera, por lo que las autoridades de la institución tienen que abocarse a resolverlos, pero no con programas a corto plazo, “apagaincendios”, que no han resuelto la situación.

La solución es echar a andar programas sostenibles porque, de no ser así, el problema será cada día mayor, y afectará la atención de los pacientes que son la razón de ser de la institución.

Medidas. Para mejorar es preciso un cambio de actitud y trabajar con la mentalidad de una empresa, utilizando al máximo la infraestructura y el equipo; creando las plazas necesarias del personal profesional y técnico; dotando a los hospitales y las áreas de salud del presupuesto necesario. Todo esto con el objetivo de incrementar la producción y de brindar a los clientes servicios de calidad.

Para lograr lo anterior es necesario utilizar la multimillonaria infraestructura ociosa después de las tres de la tarde de lunes a viernes y los sábados y domingos durante el día, con el fin de operar, dar consulta externa y hacer procedimientos diagnósticos.

Hay que fortalecer los programas ambulatorios como la hospitalización a domicilio, el hospital de día y la cirugía ambulatoria, así como mantener en buenas condiciones la infraestructura actual y reparar la que está deteriorada.

Los hospitales y las áreas de salud deben ser dotados del equipo médico y no médico requerido y sustituir el obsoleto con el fin de evitar interrupciones de los servicios por daño de los equipos, lo que está incidiendo en las listas de espera.

Necesitamos recurso humano para atender la demanda de la población y planificar correctamente la producción de médicos especialistas y técnicos de acuerdo con la demanda por área geográfica, tomando en consideración la población, perfil epidemiológico, personal que se va a jubilar y capacidad instalada de los centros de salud de la región.

De acuerdo con los resultados de este estudio, crear las plazas necesarias para su formación con el fin de evitar lo que está sucediendo actualmente, que no hay suficientes médicos especialistas y tampoco técnicos.

Inversión. Para lograr capacitar el recurso humano especializado y técnico, es importante fortalecer los programas con la Universidad de Costa Rica, tomar en consideración la posibilidad de que las universidades privadas los formen en los hospitales de la CCSS y valorar la posibilidad de que la institución pueda también becarlos y formarlos en el exterior. Esto produciría una mayor oferta de recurso humano, lo que permitiría cubrir las necesidades de los centros médicos.

Los médicos especialistas y técnicos deben ser distribuidos de acuerdo con las necesidades de las redes integradas de servicios de salud, tomando en consideración la capacidad instalada, población y perfil epidemiológico de las áreas de salud y los hospitales.

Para lograr esto, es fundamental invertir y para ello se requiere dotar a las unidades médicas del contenido presupuestario necesario para brindar los servicios de salud que son el objetivo fundamental de la institución.

Es necesario fortalecer el primer nivel de atención dotándolo del recurso humano necesario, de médicos en las especialidades básicas, incluidos especialistas en medicina comunitaria y familiar, y de la infraestructura y equipo requerido, así como de presupuesto.

Finalmente, hay que fortalecer los programas de promoción y prevención de la salud, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la población, especialmente de los adultos mayores.

El autor es director del Hospital San Rafael de Alajuela.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.