Columnistas

Breve guía contra los embustes políticos

La desinformación utiliza múltiples recursos para extenderse. El repertorio de plataformas y redes sociales digitales a disposición de los manipuladores es enorme

Las segundas rondas electorales son procesos de suma cero: para ganar, otro debe perder. Por ello, tienden a la polarización, que estimula la desinformación, y esta, a su vez, utiliza múltiples recursos para extenderse. Uno es explotar nuestros sesgos cognitivos, predisposiciones e impulsos emocionales, para que nos convirtamos, a sabiendas o no, en multiplicadores de falsedades o teorías conspirativas.

El repertorio de plataformas y redes sociales digitales a disposición de estos manipuladores es enorme. Todas les resultan útiles, pero entre las más eficaces están los servicios de mensajería personal, como WhatsApp, Messenger o Telegram. Los estamos experimentando.

---

Por su penetración y facilidad de uso, casi nadie escapa a ellos. Por su carácter privado, funcionan como la cañería (¿o cloaca?) oculta de las corrientes desinformativas y escapan al escrutinio. Pero, más relevante aún, por su naturaleza personal, cercana y testimonial, generan altos niveles de empatía y confianza en sus interacciones (de uno a uno o en grupo), que debilitan nuestras defensas racionales y capacidad de distanciamiento para escrutar la credibilidad, fuentes, lógica interna e intenciones de los mensajes que circulan por ellos.

Si un amigo comparte una falsedad que quizá recibió de otro, quien ni siquiera recuerda de dónde salió, nuestro impulso inicial es tomarla por cierta, por su origen inmediato, sin preguntarnos por el primario. Si la información que proviene de una tía resulta curiosa o la vemos como primicia, sentimos compulsión de reenviarla a nuestra «tribu» cercana, sin detenernos en ella. Si parece confidencial o secreta, o si la avala algún personaje que nos atrae, mayor aún el impulso.

---

Todo esto lo saben quienes fabrican realidades embusteras para alcanzar fines que también lo son. Su avalancha es un complejo fenómeno sociopolítico que puede agobiarnos y confundirnos, pero tenemos recursos individuales para reducirla. Cinco de ellos: preguntarnos por las fuentes originales antes de reenviar contenidos; no reproducir lo que no nos consta; no replicar lenguajes de odio; saber cuándo debemos callarnos, y reconocer que hasta las relaciones más próximas pueden portar el virus desinformativo y, por ello, merecen aislamiento. Al menos, hasta terminar esta fase de la epidemia.

Correo: radarcostarrica@gmail.com

Tuiter: @eduardoulibarr1

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.