Sofía Chinchilla Cerdas. Hace 6 días
No se puede afirmar que todas las mascarillas quirúrgicas tengan teflón, y tampoco hay evidencia concluyente de que este sea un material perjudicial para la salud. watermark-flex watermark-mobile
No se puede afirmar que todas las mascarillas quirúrgicas tengan teflón, y tampoco hay evidencia concluyente de que este sea un material perjudicial para la salud.

No es cierto que se haya comprobado la presencia de teflón cancerígeno en las mascarillas quirúrgicas, como se afirma en una imagen que circula en chats de WhatsApp y páginas de Facebook.

La gráfica dice que las mascarillas que utiliza la mayoría de personas son esterilizadas con óxido de etileno y fabricadas con politetrafluoroetileno (PTFE), conocido comercialmente como teflón, el cual, según la imagen, puede causar tumores, preeclampsia y colesterol alto.

Dicha información, supuestamente, proviene del sitio cancer.org.

“Una exposición prolongada puede causar síntomas gripales y hemorragias en los pulmones, que podría conducir a la asfixia. ¡Pero tú no te preocupes! ¡Sé un buen ciudadano!”, dice la gráfica.

Los proyectos españoles de combate a la desinformación Newtral y Maldita verificaron la misma imagen y corroboraron que las afirmaciones son falsas.

En resumen, no se puede asegurar que todas las mascarillas quirúrgicas tengan teflón y tampoco hay evidencia concluyente de que ese sea un material perjudicial para la salud.

El Ministerio de Sanidad de España indicó a Newtral y Maldita que los cubrebocas deben cumplir con regulaciones para certificar su seguridad.

La autoridad europea señaló, además, que no todas las mascarillas están esterilizadas, pues dicha característica se requiere solo en entornos específicos.

El PTFE pertenece a un grupo de químicos sintéticos que sirven para fabricar desde utensilios de cocina hasta protectores de tela.

La organización de verificación británica Full Fact corroboró que las mascarillas quirúrgicas azules, como la que muestra la imagen, por lo general están hechas de otro plástico llamado polipropileno.

“Aunque el PTFE se utiliza para fabricar algunas mascarillas reutilizables, y algunas mascarillas desechables incluyen filtros de PTFE”, informó Full Fact.

Tampoco es verdad que el PTFE esté catalogado como cancerígeno por cancer.org, el sitio oficial de la Sociedad Americana del Cáncer.

Un artículo de dicha página explica que el PTFE tiene una amplia variedad de usos debido a que proporciona superficies sin fricción y es “extremadamente estable”. Es decir, que no reacciona en presencia de otros químicos.

“Si el teflón y otras superficies antiadherentes causan cáncer no ha sido una preocupación principal”, afirma el artículo de cancer.org.

En dicho sitio no hay ninguna referencia a que el químico aumente el riesgo de tumores en el hígado, los testículos, el páncreas, el riñón ni el pecho, tampoco indica que provoque colitis, enfermedades de la tiroides, preeclampsia ni colesterol alto.

La Sociedad se basa en la información sobre la seguridad de los materiales que emiten otras entidades, como el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según ese centro, por ahora el estatus del PTFE es “no clasificable por su carcinogeneidad para los humanos”, lo que quiere decir que no hay evidencia concluyente sobre su nivel de seguridad o de riesgo.

Cristina Nerín, química del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón, explicó a Newtral que el teflón es “un polímero muy estable, que no reacciona con casi nada. Es decir, es un material inerte que no desprende sustancias volátiles que puedan ser inhaladas”.

El ingeniero Guillermo Guerrero, profesor de la Universidad de Córdoba especializado en fabricación con teflón, dijo al mismo medio que no hay evidencia científica que vincule directamente al material con el cáncer.

De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer, lo que sí “tiene el potencial de ser una preocupación” es el ácido perfluorooctanoico (PFOA), otro químico sintético que antes se empleaba como materia prima para la fabricación de productos de teflón, pero que se dejó de utilizar en Estados Unidos por el temor de que pudiera ser perjudicial para la salud.

El CIIC mantiene al PFOA en la categoría 2B, “posiblemente cancerígeno para los humanos”. Los utensilios de cocina antiadherentes, según la Sociedad Americana del Cáncer, “no son una fuente significativa de exposición al PFOA”.

Esta información forma parte del proyecto #NoComaCuento, una iniciativa de La Nación que busca analizar la veracidad de la información que circula en redes sociales. Usted puede formar parte de este proyecto enviándonos información que le parezca falsa o poco confiable al WhatsApp 6420-7160 o al correo nocomacuento@nacion.com.

También puede recibir nuestras publicaciones directamente en su celular uniéndose a este grupo de WhatsApp o al bot de Telegram.