Gustavo Arias Retana. 9 abril
La cadena se comparte en Facebook y WhatsApp. Foto: Reproducción. watermark-flex watermark-mobile
La cadena se comparte en Facebook y WhatsApp. Foto: Reproducción.

Las recientes investigaciones de La Nación sobre la relación Herediano-Jafet Soto-Grecia llevaron a la Fedefútbol a abrir procesos de investigación en el Comité de Ética y en el Comité de Licencias.

Posteriormente, la FIFA le solicitó información a la Fedefútbol y le encomendó mantenerla al tanto, pero eso no significa que el fútbol tico corra el riesgo de una sanción, como aseguran cadenas de mensajes que se comparten de forma masiva en redes sociales.

Al contrario, corre más riesgo Costa Rica de un castigo si la Fedefútbol no investiga el caso, como advierte el artículo 13 del Reglamento de Licencias de la FIFA.

“Si FIFA se percata de que un cedente de la licencia (el Comité de Licencias nacional en representación de la Fedefútbol) expide una licencia que contravenga el reglamento para la concesión de licencia de clubes, la FIFA informa a la confederación correspondiente (Concacaf) para que sancione a la asociación (la Fedefútbol)”, señala el reglamento.

En todo caso, cuando una federación, una confederación o la propia FIFA encuentran anomalías en clubes o dirigentes que consideran dignas de sanción, suelen castigar a los responsables, no al país.

Así acaba de suceder con el Manchester City, a quien la UEFA atribuyó el llamado “dopaje financiero” (al parecer infló el monto de sus ingresos por patrocinios, justificando indirectamente de dónde saca tanto dinero para inversiones).

El club británico fue multado con 30 millones de euros y suspendido dos años de la Champions League y de la Liga Europa. No por ello hubo suspensión alguna sobre la Liga Premier, los demás clubes británicos ni la Selección Inglesa.

Hace un año, en febrero, el Chelsea fue sancionado por transgredir la norma que impide la contratación de menores de edad.

Además de una multa de unos 530.000 euros, se le prohibió fichar jugadores durante dos mercados de fichajes.

El Barcelona ya había recibido un castigo similar en 2014. En ninguno de los casos, hubo castigo para el torneo del país ni, mucho menos, para su selección.

Está por verse qué determinan los organismos competentes en el caso Herediano-Grecia, una vez demostrado con documentos y testimonios que Jafet Soto compró acciones de Fuerza Griega, pese a ser accionista de Fuerza Herediana.

Los reportajes de La Nación también mostraron cómo el gerente del Team metió a su gente de confianza en la personería jurídica de la sociedad griega, se sentó con jugadores para que firmarán con Grecia, reorganizó al club administrativamente y buscó recursos económicos para el equipo de occidente.

El artículo 9.1 del Reglamento de Licencias advierte sobre la posible intervención de la FIFA si “la misma persona física o jurídica está en posición de influir sobre la gestión, la administración y/o la actuación deportiva de más de un club que participe en la misma competición”.

Aunque la mayoría de hechos involucran a Jafet Soto, son varios los integrantes de Herediano que han aparecido en la historia.

El mensajero Pablo Campos y el asistente técnico Pablo Salazar, figuran como directores de Fuerza Griega. Por otra parte, la secretaria de Jafet Soto, Janury Morales, figura como presidenta de una sociedad a la que pidieron enviar una oferta de venta de acciones; y el vicepresidente de Fuerza Herediana, Orlando Moreira, pagó algunas letras de cambio por la compra de acciones.

Los mensajes falsos también afirman que las publicaciones de La Nación son una revancha. Aseguran que el periodista Amado Hidalgo perdió una demanda ante Jafet Soto y que este periodico deberá pagar ¢100 millones al gerente del Team por ese proceso.

Sin embargo, Hidalgo no es periodista de planta de La Nación, aunque sí da el servicio como columnista y participó en la citada investigación, junto al jefe de deportes de este medio, Antonio Alfaro.

En realidad, ninguno de los comunicadores ha sido demandado por Jafet Soto.

Esta información forma parte del proyecto #NoComaCuento, una iniciativa de La Nación que busca analizar la veracidad de la información que circula en redes sociales. Usted puede formar parte de este proyecto enviándonos información que le parezca falsa o poco confiable al WhatsApp 6420-7160 o al correo nocomacuento@nacion.com.

También puede recibir nuestras publicaciones directamente en su celular uniéndose a este grupo de WhatsApp o al bot de Telegram.