Sofía Chinchilla Cerdas. 29 enero
El exdiputado hizo manifestaciones imprecisas la noche del 26 de enero, en un video en vivo de la página Radio y Televisión RN. A lo largo de 20 minutos, Guido criticó al Gobierno, los diputados y el acuerdo con el FMI, e invitó a las personas a manifestarse en las calles a partir de la próxima semana. watermark-flex watermark-mobile
El exdiputado hizo manifestaciones imprecisas la noche del 26 de enero, en un video en vivo de la página Radio y Televisión RN. A lo largo de 20 minutos, Guido criticó al Gobierno, los diputados y el acuerdo con el FMI, e invitó a las personas a manifestarse en las calles a partir de la próxima semana.

El exdiputado Célimo Guido induce a error al público en torno al proyecto de renta global.

En una transmisión de Facebook, el organizador de bloqueos afirmó que el Ejecutivo le impondrá un impuesto del 15% a los salarios, en general, incluso “a la gente que gana muy poco”.

La afirmación no es verdadera. Un 15% de impuesto sobre el salario solo se cobraría en casos muy elevados, de salarios de ¢3,2 millones en adelante.

Para una persona con un sueldo de ¢800.000, el impuesto representaría un 1,5% del monto mensual.

El exdiputado hizo dichas manifestaciones el martes 26 de enero en la noche, en un video en vivo de la página Radio y Televisión RN. A lo largo de 20 minutos, Guido invitó a las personas a manifestarse en las calles a partir de la próxima semana al decir:

“Hay un proyecto de ley firmado por el presidente de la República y el ministro de Hacienda para, entre otras cosas, meterle el 15% de impuesto a los salarios, y para meterle más impuesto a las cooperativas, a los solidaristas, etcétera”, afirmó Guido.

“Sobre todo eso le están metiendo impuestos a los salarios incluso de gente que gana muy poco”, añadió minutos después el dirigente.

Tales afirmaciones inducen a error.

El Gobierno sí les propuso a los diputados modificar el sistema de cobro del impuesto sobre la renta, es decir, el tributo sobre los ingresos de las personas. La reforma sí causaría incrementos en el impuesto a los salarios, pero no impondría un 15% de impuesto de forma generalizada, como dice el exdiputado que alentó bloqueos viales en el 2020.

El 70% de los asalariados seguiría sin pagar el tributo. Ellos son los que gana menos de ¢683.000 mensuales.

Para una persona con un sueldo de ¢700.000, el impuesto con renta global sería de ¢1.666, lo que representaría un 0,24% del salario y, para una que gana ¢1 millón, sería de un 3,17%.

Según un cálculo hecho por La Nación, estos sería los porcentajes de impuesto para los siguientes salarios, sin incluir la posibilidad de que las personas apliquen deducciones que reduzcan su tributo:

La reforma implicaría pasar de la modalidad vigente, en la que se cobran tasas diferenciadas sobre el salario y los demás tipos de ingresos, a un esquema de renta global dual, en el que cada contribuyente pagaría una única tasa según su nivel de ingresos totales.

Si el proyecto de ley se aprueba, pagarán más impuesto quienes tengan sueldos iguales o superiores a los ¢683.000 mensuales (¢8,2 millones anuales); aproximadamente un 30% de los asalariados del país.

El 70% de trabajadores que devengan menos de ¢683.000, seguirán exentos de pagar impuesto. Es decir, no se les cobrará nada.

Quienes sí deban pagar no lo harían con una tarifa plana, sino escalonada, según su nivel de ingresos anuales con las siguientes escalas:

A quienes tengan un ingreso mensual de entre ¢683.000 y ¢1,1 millones, les aplicará un impuesto del 10%, únicamente sobre el exceso a partir de los ¢683.000.

Entonces, una persona que gana ¢850.000 y actualmente paga ¢1.000 de impuesto sobre la renta, pasaría a cancelar ¢16.667.

A alguien que gana ¢2 millones, el impuesto le subiría de ¢154.200 a ¢179.967, para un incremento de ¢25.700.

Mientras que lguien que devengue ¢8 millones pagaría ¢1,8 millones, ¢255.500 más de lo que se le cobra con el esquema vigente.

Las personas también podrían alegar condiciones para reducir un tanto su impuesto de renta, como tener cónyuges, padres o hijos dependientes económicamente.

El proyecto de ley para implementar el esquema de renta global forma parte del paquete de reformas que el Congreso debe aprobar para que el FMI desembolse un crédito de $1.750 millones. El acuerdo con el FMI tiene como objetivo que el país logre revertir la crisis fiscal.

La meta es que la deuda pública baje a un 50% del PIB para el 2035. El año pasado, el endeudamiento cerró en casi un 70% del PIB y, en este 2021, podría subir a un 80%.

Esta información forma parte del proyecto #NoComaCuento, una iniciativa de La Nación que busca analizar la veracidad de la información que circula en redes sociales. Usted puede formar parte de este proyecto enviándonos información que le parezca falsa o poco confiable al WhatsApp 6420-7160 o al correo nocomacuento@nacion.com.

También puede recibir nuestras publicaciones directamente en su celular uniéndose a este grupo de WhatsApp o al bot de Telegram.