Alonso Tenorio. 10 septiembre

(Video) Últimos ocupantes dejan precario

Con mucho orden y poco entusiasmo, los últimos inquilinos del precario Triángulo de Solidaridad ubicado en el límite entre Tibás y Goicoechea, San José, dejaron el terreno.

A tempranas horas de este martes se llevó a cabo el traslado del último grupo de ocupantes de este asentamiento que comenzó a formarse poco antes del 2000 y llegó a convertirse en la comunidad para unas 600 familias.

“El jueves pasado nos dieron el último aviso. Ella (otra vecina) está en Cinco Esquinas de Tibás, yo desde el sábado estoy alquilando aquí (en un lugar cercano). Gracias a Dios el IMAS nos está ayudando”, relató Ericka Mena, una de las antiguas lugareñas.

Según Mena, ella no cumplía los requisitos para ser beneficiada con proyecto, pero el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) le dio apoyo con tres meses de alquiler, lo mismo que a otras familias.

Para ayudarse, la mujer y otros vecinos fueron a recuperar las latas que quedaron tiradas en el terreno para venderlas a alguna chatarrera.

Carretera y orden sanitaria

La desocupación del Triángulo de Solidaridad se realizó ante la necesidad de la propiedad para la construcción del tramo norte de la carretera de Circunvalación. Fue por esa obra, que desde hace unos siete años comenzó el proceso con un censo de todas las familias que debían se reubicadas.

Con esa información, se organizó el traslado por grupos y la entrega de casas o traslado a proyectos por parte del Ministerio de Vivienda.

Aquellos que no quedaron en el censo, finalmente recibieron el subsidio del IMAS para dejar el precario.

Sin embargo, fue una orden sanitaria emitida por el Ministerio de Salud, la que puso el punto final al caserío.

Este martes fueron desalojadas las últimas familias del precario, de manera ordenada y pacífica. Foto: Alonso Tenorio
Este martes fueron desalojadas las últimas familias del precario, de manera ordenada y pacífica. Foto: Alonso Tenorio

La viceministra de Salud, Alejandra Acuña, dijo que la eliminación del asentamiento se fundamentó en el riesgo que representaba para la salud pública de sus ocupantes, vecinos aledaños, medio ambiente y por ubicarse en un sitio de inminente peligro en caso de desastre natural.

“La orden sanitaria se gira para salvaguardar la salud de habitantes del predio, debido a las condiciones inseguras en las que habitan con edificaciones peligrosas, callejones que no permiten atender una emergencia y deslizamientos, además de contaminación ambiental en el asentamiento y sus alrededores al depositar los vertidos residuales en la quebrada”, explicó la jerarca.

En el terreno queda los restos de las casas. Vecinos están vendiendo latas para ayudarse. Foto: Alonso Tenorio
En el terreno queda los restos de las casas. Vecinos están vendiendo latas para ayudarse. Foto: Alonso Tenorio

En tanto, el viceministro de Vivienda y Asentamientos Humanos, Patricio Morera, detalló que el año pasado se reubicaron 185 familias de manera concertada, posteriormente se contabilizaban 257 familias que debían ser evacuadas, de las cuales muchas salieron por sus medios.

De acuerdo con los datos del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) y de Vivienda, existen 125 familias que han sido calificadas como posibles beneficiarias con un bono de vivienda, de las cuales 90 ya se encuentran tramitando el mismo y el resto de familias han sido atendidas a través del subsidio del IMAS para alquiler o bien, se han trasladado a la casa de familiares.

Carlos Cascante, alcalde de Tibás, afirmó que el plan sería convertir el terreno en un parque, aunque reconoció que toda la zona donde estuvo el precario pertenece a Goicoechea.

No obstante, recordó que la afectación fue para Tibás, y que allí vivió toda una generación de niños que acudió a las escuelas del cantón.

“La nueva etapa es un parque, ya estamos en esa lucha con el Ministerio de Obras Públicas y Transportes”, aseguró Cascante.