Alexánder Sánchez. Hace 4 días
El sector transporte también se ha visto afectado por la baja en la demanda. Conductores fueron suspendidos temporalmente e incluso despedidos según representantes. Foto: Rafael Pacheco
El sector transporte también se ha visto afectado por la baja en la demanda. Conductores fueron suspendidos temporalmente e incluso despedidos según representantes. Foto: Rafael Pacheco

La situación para miles de trabajadores formales se sigue agravando. Al 20 de mayo, el Ministerio de Trabajo reportó que casi 25.000 personas enfrentan la emergencia sanitaria sin ningún tipo de ingreso, aunque con la promesa de volver a su puesto.

Todos ellos laboran en empresas que recibieron autorización para suspender temporalmente los contratos laborales, debido al impacto económico de las medidas para enfrentar la pandemia por covid-19, enfermedad que produce el nuevo coronavirus.

En las próximas semanas; sin embargo, el número de trabajadores afectados podría ser aún más dramático, pues el Ministerio debe resolver 3.110 solicitudes presentadas por patronos, que dejarían sin salario a otros 32.777 empleados.

La suspensión temporal de contratos es una figura contenida en el Código de Trabajo, que se activó a raíz de la emergencia nacional. Se mantendría hasta que las empresas retornen a su actividad habitual.

Reducción de jornada laboral

Trabajo también reportó que ha autorizado la reducción de jornada para 46.291 empleados del sector privado.

Esas personas reciben entre un 25% y un 50% de su remuneración mensual, debido a la disminución de su tiempo de trabajo.

No obstante, la entidad todavía tiene pendientes 4.519 gestiones para la aplicación de esa medida, que afectarían los salarios de otras 84.897 personas.

Situación general

Hasta el miércoles 20 de mayo, la crisis golpeaba a 70.909 trabajadores formales, aunque con los trámites pendientes de aprobar afectaría a 117.000 personas más.

Empero, el número puede ser muchísimo mayor, pues todos los días se reciben nuevas solicitudes. Menos del 1% de las mismas son rechazadas por incumplimiento de requisitos por parte de los patronos.

Los afectados por la suspensión del contrato o por la reducción de jornada provienen principalmente de los sectores de comercio, servicios e industria; la mayoría vive en San José, Alajuela y Guanacaste.

Por su parte, el sector agropecuario es el menos afectado en materia de suspensión de contrato. En ese ámbito, el Ministerio solo ha aprobado la solicitud de ocho patronos, lo que ha impactado a 91 colaboradores.

El sector comercio, por su parte, reporta 15.770 trabajadores con suspensión de contrato, lo que lo convierte en el sector más afectado en ese rubro.

Con reducción de jornadas laborales el sector comercio repite como el más afectado, contabilizando 23.842 colaboradores en esa situación. El sector extractivo (tajos, minas, canteras), por su parte, es el de menos repercusión en este rubro, pues según Trabajo solo cinco empleados han sido impactados por dicha medida.